Make your own free website on Tripod.com
 

La Conspiración de la Puerta Cósmica

Un Repaso, análisis y comentario de la obra de Lynn Picknett y Clive Prince

Por Laura Knight Jadczyck

Parte I

Como es del conocimiento de la mayoría de los lectores, recientemente nos hemos percatado de algunos comentarios acerca de los Casiopeos hechos por los autores del libro "The Stargate Conspiracy" (La Conspiración de la Puerta Cósmica) que dieron pie a una respuesta de parte nuestra (Ark y Laura). (Véase Picknett and Prince on the Cassiopaeans). En una serie previa de comentarios externados en respuesta al rechazo un tanto arrogante de los autores, hicimos la siguiente declaración:

 

"Nuevamente, me encuentro más decepcionada que ofendida por los comentarios de dos de mis autores favoritos. No obstante, el haber hecho los comentarios que se hicieron, en un foro público, sin siquiera estar conscientes (obviamente) de la totalidad del material que critican, sus fuentes, contexto, y el contexto de los asuntos discutidos en estas páginas (para no mencionar a los individuos que intervienen en la discusión), es caer en una reprensible demagogia del tipo más insidioso."

 

"Encontramos detrás de todo esto la idea de que los autores son académicos libres e independientes, proponentes de ideas sorprendentemente nuevas, a causa de las cuales será menester realizar investigaciones aun más profundas. Comenzamos a preguntarnos si acaso no seremos parte de la estrategia de control de "fugas de información" por parte de la misma "Conspiración de la Puerta Cósmica" (si bien de manera inconsciente)."

 

Quisiéramos ahora retractarnos de tal comentario -por lo menos parcialmente- y afirmar que luego de haber leído la "Conspiración de la Puerta Cósmica" concordamos en casi un 100% con sus conclusiones, pero no necesariamente con las razones que las sustentan, ni tampoco con el posible desenlace que tales conclusiones puedan sugerir. No obstante, reiteramos que es una lástima que los autores no se tomaran la molestia de examinar más detenidamente el material incluido en estas páginas, porque de haberlo hecho, estamos convencidos de que sus percepciones acerca de la naturaleza general de la conspiración, sus maquinaciones, y su objetivo final, se habrían vuelto eminentemente claras -cuando menos en la medida en que tal cosa es susceptible de hacerse sin desatar de lleno una persecución que podría poner precio a la propia cabeza.

 

En su introducción, P y P nos dicen como no fue su intención original la de escribir un libro de esta clase; ellos pretendían hacer una continuación de su propia investigación iniciada en su obra anterior La Revelación Templaria. Fue precisamente esta obra la que nos impresionara de buena manera por su resuelta determinación de llegar al "fondo del asunto". Muy a pesar de que en el curso de la lectura pude percibir la evidencia de una influencia "descarrilante" en operación, repetidamente demostraron los autores la habilidad de evitar caer en el engaño utilizando sus mentes y no sus emociones para el seguimiento de las pistas. Y llegaron sumamente cerca de la meta.

Su conclusión fue que el Cristianismo se desarrolló a partir de la antigua religión egipcia de Isis y Osiris- algo que por supuesto hemos estado afirmando desde el principio. Posteriormente concluyeron que el "secreto más celosamente guardado por los heréticos Caballeros Templarios" fue que ellos creían que Juan el Bautista era el verdadero Mesías, y que Jesús fue, por ponerlo de alguna manera, un usurpador. Es allí justamente donde erraron el tiro. Sí, es cierto que el Cristianismo es una religión "falsa". Fue concebida según el patrón de la "Sagrada Familia" egipcia, y las enseñanzas del hombre que vivió en la región de Palestina cerca del siglo I fueron parcialmente cubiertas y distorsionadas por la "Hermandad", de cuya existencia se ha estado especulando por cientos de años ya, pero cuya mayor prueba de astucia consiste en haber permanecido por siempre oculta, creando y destruyendo grupos que a manera de señuelo han servido para desviar la atención en otras direcciones. Este grupo tiene, a no dudarlo, una agenda propia.

 

El hecho es que en todos los cuerpos de conocimiento oculto, hermético y mitológico, la imagen de Juan el Bautista, así como la de otros individuos "decapitados", representa un poderoso símbolo. Es no solamente el símbolo de un objeto, sino también de un proceso de iniciación. Es este el proceso que la "Hermandad" se empeña en mantener oculto, y es el "objeto" que se afana por controlar. Aparentemente, en algún momento durante el curso de este juego Cósmico de ajedrez, ellos perdieron su Reina, pero los detalles de todo esto deberán ser tratados en otra ocasión. Retomando el hilo de la Conspiración de la Puerta Cósmica quisiera sugerir, primeramente, que el lector se de a la tarea de conseguir una copia de la obra para leerla de manera cuidadosa. Luego de esto, que lea el material procedente de las fuentes canalizadas a que se hace referencia con la idea en mente de que tales materiales podrían, con mucha probabilidad, haber sido presentados con una intención oculta. Y, mientras se estudia esto, se debe tener presente que una de las principales tácticas del Sistema de Control consiste en buscar la manera de amalgamar el propio mensaje con aquel de las fuentes verdaderamente Positivas para generar tal confusión en las mentes no entrenadas que no resulte muy difícil caer en el engaño de aceptar los mensajes contrarios como si fueran de naturaleza benévola.

El Sistema de Control no inculca sus creencias a través de la mentira desvergonzada -al menos no lo hace todo el tiempo. Estas mentiras, estas sutiles falsificaciones de la verdad, generalmente se encuentran arropadas por manifestaciones de amorosa preocupación por el bienestar de sus "escogidos". El Sistema de Control procede según el método de la imitación. Imita las expresiones de los arquetipos positivos, y lo hace de manera más cuidadosa aun cuando quiera que desea ser totalmente confundido con los portadores de las iniciativas verdaderamente benévolas.

No obstante, el problema es aun más serio. Podría decirse que el Buen Pastor cuida amorosamente de su rebaño, siendo su guardián y protector, llevándole de pastizal en pastizal, acurrucándole durante la noche junto a estanques de agua fresca y cristalina. Atiende a los que sufren de enfermedad, y sale en búsqueda de aquellos que se extravían para retornarlos salvos al rebaño. La imagen del Buen Pastor como representación de Dios data del más recóndito pasado; es parte de nuestro subconsciente: el Padre amoroso en la forma de un Pastor, llevando en brazos al corderito extraviado, radiante de amorosa devoción por su rebaño.

Pero el hecho es que, rara vez hemos prestado atención al verdadero significado de esta imagen, porque de haberlo hecho, nos habríamos percatado de que el pastor solo cuida de sus ovejas con la intención de trasquilarlas o, aun mas, de devorar su carne. Y deberíamos contemplar los ritos de sacrificio a tantos "dioses" a la luz de estas revelaciones.

Detengámonos un momento a reflexionar sobre esto.

La estrategia del Sistema de Control consiste en iniciar su trabajo adhiriéndose tan cercanamente a la letra de las revelaciones del lado positivo como para resultar prácticamente indistinguible de estas excepto para el más perspicaz de los individuos. Se gana la fe incondicional de los individuos a través de la sugestibilidad de los mismos, y de su propensidad a caer en estados de receptibilidad no crítica hacia propuestas que son instaladas sutilmente mediante repeticiones rítmicas e hipnóticas, hasta llegar a un estado en el que hay aceptación de todo lo que se propone, independientemente de si hay una desviación ligera o marcada con relación al patrón prevaleciente. La mente del individuo es literalmente tironeada y arrastrada en la dirección que se desea.

Existen tantas variantes de la estrategia que sería casi imposible listarlas todas, pero incluyen desde las formas establecidas del Cristianismo, Judaísmo e Islam y la mayoría de las religiones monoteístas, hasta las nuevas variaciones promulgadas en el presente a través de docenas, o inclusive centenares, de canales y "proveedores" de sabiduría en el mercado de la Nueva Era. Encuentra su más completa e identificable expresión en las enseñanzas de ciertos grupos ocultistas, incluyendo aquellos proponentes de la magia ritual, ya sea que clamen tener inclinación hacia la variedad "blanca" o por el contrario hacia la "negra". En resumidas cuentas, y tal y como han repetido los Casiopeos en una y otra ocasión, el conocimiento protege, mientras que la ignorancia nos pone en peligro. Además, la ignorancia es el substrato de toda "creencia" acrítica.

La creencia acrítica es la base de la "Escuela Metafísica del Avestruz". La actitud adoptada por la mayoría de los proveedores de "sabiduría" adscritos a la Nueva Era es justamente esta modalidad del Avestruz, que no es más que la postura Neo-Agustiniana de rechazo de cualquier carácter de entidad individual en el Mal, o la definición del mismo en meramente términos de "ausencia de bien".

Identificamos en esto un astuta manera de parte del Sistema de Control para ganar energía. Con esta idea, la gente cede ante la creencia de que la solución del problema consiste en "educar" a todos los seres "negativos" para que abandonen sus caminos errados... de que si tan solo se les "prodiga suficiente amor" o se les ayuda a "ver el error de su postura", todos serán ganados de vuelta al reducto de los buenos. Tal doctrina, por supuesto, no tiene la menor idea de qué cosa hacer con aquella modalidad del mal que es producto de una escogencia consciente e intencional por parte de entidades altamente inteligentes.

 

Una de las tácticas del Sistema de Control es la de propagar, expandir y exagerar la magnitud, el horror y el desconsuelo contenido en información tendiente a sugerir que todo poder personal es una quimera, de cara a una situación de irreversible desesperanza colectiva. Esto trae como resultado un sentimiento de impotencia y de pasividad derrotista, y es a partir de esta pasividad que la gente se vuelve susceptible de ser atraída hacia "fuentes" que se presentan como equivalentes de figuras autoritarias con la promesa implícita de compensar por ese poder perdido. La autoridad que claman representar tales fuentes, tiende a volvernos aun más en víctimas de sus depredaciones, y por ende a debilitarnos más allá del punto en que podamos ofrecer cualquier resistencia a una invasión negativa a gran escala.

 

Picknett y Prince comenzaron a investigar le antiguo Egipto con la finalidad de descubrir las raíces del supuesto legado Templario, así como de lo que ellos percibían ser las "raíces egipcias" de nuestra presente civilización. Conforme hurgaban más profundo más se percataban de que el antiguo Egipto poseía un "sorprendente conocimiento, superior inclusive a lo que es aceptado por los modernos estudiosos académicos".

Bueno, ¡qué gran sorpresa! No obstante, debemos ser comprensivos con ellos en vista de que se dieron a la tarea de escribir un libro dirigido a un mercado de consumo masivo.

Al mismo tiempo que se percataban de esto, comenzaban a examinar el trabajo de algunos de los llamados "egiptólogos alternativos" contemporáneos, tales como Robert Temple, autor de El Misterio de Sirio, Robert Bauval, coautor de El Misterio de Orión junto con Adrian Gilbert, y Graham Hancock, autor de The Sign and the Seal. P. y P. anotaron:

 

"Estos libros comprenden un amplio rango de nuevas ideas fascinantes y radicales, muchas de las cuales se encuentran ahora tan afincadas entre los lectores que se han convertido en artículos de fe. Como la mayoría de sus lectores, nosotros también comenzamos siendo fervientes admiradores."

 

Debo admitir que yo también fui igualmente seducida por estos mismos libros; eso es, hasta que los Casiopeos señalaron por un lado las fallas, y por otro las agendas ocultas. Y esas son las mismas fallas y las mismas agendas que P. y P. descubrieran a través del sencillo proceso de estudio de la historia y la investigación incisiva de las conexiones de estos individuos con cierto material "canalizado". Escribieron P. y P.:

 

"Luego de muchos meses de investigar y escribir material para el libro, aun podíamos admirar la energía y empeño de estos autores, pero conforme tomábamos más distancia para analizar su obra, comenzamos a percibir como empezaba a dibujarse un patrón distintivo y considerablemente más grande. Ya sea que los autores estuvieran o no conscientes de esto, su trabajo formaba parte integral de lo que se revelaría como una campaña orquestada".

 

¿Conque, eso tenemos? Bueno, la verdad es que los Casiopeos nos dijeron las mismas cosas hace ya siete años. Y, ¿cuál se supone sea la finalidad de esta campaña orquestada? Bueno, P. y P. lo describen de la siguiente manera:

 

"...La idea de una civilización desaparecida en Marte también ha sido incorporada dentro de la campaña y, al igual que los misterios del antiguo Egipto, ha sido una de las herramientas puesta al servicio de un mensaje cuidadosamente elaborado. En esencia, propone que los antiguos dioses eran extraterrestres, y que su retorno es inminente."

 

Bien, ¿donde hemos escuchado eso antes?

P. y P. enseguida nos dicen algo que también sabíamos:

 

"Las insinuaciones son bastante astutas: solamente ciertas personas escogidas pueden escuchar su palabras, y solamente ciertas personas escogidas serán partícipes de las revelaciones que están por venir. Podemos aventurarnos a identificar a algunos de los escogidos, pero en lo que respecta a otros, la revelación de sus identidades puede resultar bastante sorprendente."

 

En realidad, ninguno de los otros nos ha sorprendido a nosotros, si bien debemos manifestar nuestro más encomiable agradecimiento a P. y P. por el tiempo invertido en la investigación de ciertas personajes acerca de los cuales ya habíamos estado escribiendo, y concluyendo que en verdad resulta evidente que los mismos tienen una agenda particular, como lo habíamos observado nosotros mismos luego de pillarlos repetidamente en actitudes y declaraciones en extremo contradictorias. Gente como Richard Hoagland y el coronel Tom Bearden, por ejemplo. No nos habíamos percatado de sus conexiones con cierta información canalizada y las agendas detrás de esta. De lo que sí estábamos muy conscientes era de que ellos parecían estar muy comprometidos con la diseminación de cierta falsa información de naturaleza pseudo-científica. Ahora el cuadro resulta bastante más claro.

 

P. y P. comienzan su trabajo con un capítulo acerca de los Nueve Dioses del antiguo Egipto- la Enéada. Después de analizar el asunto, llegan a la conclusión de que los instigadores de la presente agenda se apropiaron de las imágenes de lo que en realidad representa ciertos principios creativos arquetípicos. En cuanto a esto, están parcialmente en lo correcto. Sin embargo, no consideran la posibilidad de que tales "dioses" efectivamente hayan podido interactuar con ciertos seres humanos en algún momento histórico, de la misma manera que lo hacen en el momento presente, ¡en contexto y circunstancias casi idénticas!

Además, su desconocimiento de ciertos hechos históricos, así como de ciertas materias esotéricas, les ha impedido caer en la cuenta de que el concepto mismo de la Enéada es una de las primeras representaciones del Sistema de Control, en los términos "científicos" propios de una época pasada.

Una de las razones de que hayan incurrido en este error conceptual, mismo que el sistema de censura y filtración de conocimiento que prevalece en toda la moderna academia científica se ha encargado de reforzar, es que han interpretado ciertos textos de las pirámides a la luz de la teoría del Big Bang. Si hubieran hecho bien su tarea en este caso particular, habrían descubierto que la idea misma del Big Bang es parte del Sistema de Control, y que se origina a partir del concepto del Tiempo Linear instituido por el monoteísmo. El hecho es que, la idea del Big Bang es solamente una teoría, y a decir verdad, una no demasiado buena. Existen ideas alternativas que explican el origen del universo y que no solamente hacen mejores predicciones, sino que además tienen mucho más sentido, y están siendo consideradas por algunos científicos importantes en el presente, ganando cada vez mayor apoyo en vista de que la teoría del Big Bang ha fracasado ruidosamente en cuanto a su inhabilidad de formular predicciones plausibles: es creciente el número de observaciones que se amontonan y que tienden a contradecirla.

 

He disfrutado sobremanera del comentario más bien candoroso de P. y P. en cuanto al estado presente de la "egiptología ortodoxa", expresado en los siguientes términos:

 

"En verdad los egiptólogos ortodoxos parecen empeñados en ignorar los logros y los conocimientos del mismo grupo de gente que han escogido como sujeto de sus estudios".

 

Proceden a señalar, de manera bastante acertada, que como reacción ante la incapacidad de nuestras religiones, ciencias y normas culturales para explicar de manera satisfactoria el Orden del Universo, está teniendo lugar una revolución contra-cultural a través de la cual gente de los más diversos estratos ha decidido buscar las respuestas por cuenta propia.

 

Bien, eso podría resultar ser algo positivo, ¿no es así? Sí, excepto por un hecho: la mayoría de loas personas simplemente ignoran de la existencia de un Sistema de Control. No están conscientes de que básicamente lo que hacen es vaciar vino nuevo en odres viejos. Las formas y estructuras de las creencias son inculcadas dentro de los seres humanos de manera tan astuta, según el milenario plan maestro del Sistema de Control, que inclusive cuando el individuo toma la resolución de buscar por sí mismo las respuestas en fuentes "alternativas" de conocimiento, la mayoría no consigue sino salir de la sartén para caer en las ascuas. P. y P. señalan:

 

"Sin embargo, muchos -pero no todos- los exponentes de la nueva ortodoxia que se atreven a publicar sus estudios y arriesgan convertirse en blanco de condenas, parecen estar motivados por algo que no es exactamente un sentido de solidaridad con una cultura a la que rara vez se le concede el mérito que le corresponde. La onda de nuevos libros no solamente representa un bien sincronizado reconocimiento del genio de los antiguos egipcios (y en el grado en que exista esa motivación también, debe ser aplaudida), sino que, y como hemos podido descubrir, involucra algo más, algo que resulta profundamente perturbador."

 

"...A través de los medios de comunicación masiva, los investigadores han estado promoviendo lo que esencialmente es un sistema de creencias no solo tan rígidamente dogmático como el de los académicos, sino que además... parece responder a una agenda con intereses específicos. El respaldo dado a ciertas ideas y el hecho de que estas mismas ideas aparecen en muchos de los libros de mayor aceptación que versan acerca de "Egiptología Alternativa", nos llevó al convencimiento de que existe una iniciativa preestablecida y orquestada con la finalidad de crear un nuevo sistema de creencias."

 

Nuevamente, ¿dónde habíamos escuchado antes semejante idea? ¿Podría ser que los Casiopeos hayan estado diciendo exactamente lo mismo desde hace más o menos siete años, como se puede corroborar al leer las transcripciones publicadas en el sitio de la red, y que nosotros mismos (Ark y Laura) hayamos estado trabajando todo este tiempo, día y noche, para presentar esta misma idea al público? Aun más, ¿que hayamos estado agregando peso a estas declaraciones de los Casiopeos a través de investigaciones serias, precisamente porque no creemos que el sustituir una fuente de información canalizada por otra diferente sea conducente por sí mismo a la adquisición de verdadero conocimiento?

 

Pero P. y P. dijeron acerca del material Casiopeo: "Como todo material de su clase, es un insulto a la inteligencia individual y colectiva. ¿Quién necesita de tal cosa?", no obstante que los Casiopeos dicen las mismas cosas que ellos. Es evidente que hay algo incongruente en todo esto, y para poder entender la manera en que este "orquestado sistema de creencias" ha sido promovido por escritores e investigadores con intereses propios, recomendamos que el lector eche un vistazo al libro "La Conspiración de la Puerta Cósmica". Los comentarios acerca de Robert Temple, Robert Bauval, Graham Hancock y otros, bien justifican su lectura.

El hecho es que hemos tenido ciertas interacciones periféricas con seguidores de ellos y, en todos los casos, rehusamos prolongar cualquier relación una vez que nos percatamos de que no estaban siendo tan abiertos y sinceros acerca de su búsqueda de la verdad como aseguraban serlo.

Especialmente interesante es la información acerca de Andrija Puharich y la posibilidad de que en verdad haya funcionado durante largo tiempo un programa diseñado para enseñar a niños con fuertes habilidades psíquicas la manera de proyectar pensamientos dentro de las mentes de otras personas con la finalidad de convencer a estas de que estaban canalizando información de procedencia extraterrestre. Esto es algo de lo que ya estábamos enterados, si bien no fue sino hasta hace poco tiempo que se nos insinuó una conexión con Puharich. Los Casiopeos nos informaron de manera inequívoca sobre la existencia de un "batallón de proyectores psíquicos" a los que se refirieron con el nombre de "el Panteón de Tor", que estaba siendo utilizado para influenciar la mente de individuos en posiciones de poder así como en el mundo de las artes creativas para hacerlos producir libros, películas, programas de televisión, todos con una misma agenda en mente: justamente la que Picknett y Prince ya identificaron.

 

P. y P. prosiguen describiendo los resultados de sus investigaciones -como canalizadores, investigadores, escritores y otros individuos prominentes involucrados en el asunto- han resultado tener conexiones con la CIA, y todos parecen relacionarse con el mismo "círculo" de personas. ¡Círculos inscritos dentro de otros círculos! Y algunos de ellos han irrumpido de una manera u otra dentro de nuestras mismas vidas privadas, generalmente con consecuencias bastante negativas. Por algún tiempo atribuimos esto al hecho de que seguramente somos individuos "extraños", siendo que estamos involucrados en cosas como la canalización de información etérea. Posteriormente nos hemos percatado de que la mayoría de ellos también han estado involucrados con información canalizada, si bien de naturaleza harto diferente. El porqué nuestro trabajo ha sido marginalizado y atacado por estos individuos y su agenda encubierta, resulta fácil de explicar luego de leer los extractos suministrados por P. y P. y de investigar más acerca de los antecedentes y las conexiones de estos individuos.

Y no hay duda de que al lector le sorprendería descubrir quiénes son los individuos que hay detrás de bambalinas. Gente que uno nunca pensaría que pueda tener relación alguna con cosas tan extrañas como la canalización de información, incluyendo altos oficiales gubernamentales (y no es nuestra intención citar nombres, por lo que deberán leer el libro para enterarse).

 

A fin de cuentas, P. y P. llegan al meollo del asunto: la canalización de información proveniente del "Consejo de los Nueve", y relacionan todo esto con las figuras claves de Andrija Puharich y James Hurtak y sus "Claves de Enoc", los proyectos de programación mental tales como el MKULTRA, la Magia Enoquiana tal y como es promulgada por MacGregor Mathers y Aleister Crowley, las posibles manipulaciones políticas de R. A. Schwaller de Lubicz, varias de las llamadas órdenes de Melquizedec, y los célebres "Guardianes" de varias de las fuentes de comunicación extraterrestre, incluyendo Ashtar, Sananda, y otros más. Sustentan su caso en evidencia poderosa y convincente.

Lo que es aun más interesante es que señalan que toda la subestructura de la conspiración fue cuidadosamente tendida en épocas pasadas por luminarias tales como Helena Blavatsky y Alice Bailey. Y todo esto, nuevamente, ya lo sabíamos nosotros. ¿Cómo? Los Casiopeos nos dieron las claves, y a partir de estas, nosotros hicimos la investigación que eventualmente nos llevó a la confirmación de la información. Y en general, este ha sido el patrón de las comunicaciones con los Casiopeos. Ellos suministran ciertas claves y posteriormente nos envían a hacer nuestra tarea; nunca han pedido que creamos a priori las cosas que dicen.

 

Por supuesto que la clave faltante en todos los descubrimientos de P. y P. es la del monoteísmo y su control de las mentes del mundo occidental, amoldándonos y preparándonos para recibir el "dios" que ha de venir en un futuro no demasiado lejano.

 

En una sesión con los Casiopeos fechada 1ero. de Agosto del 2001, tuvo lugar el siguiente intercambio:

 

P: (Uno de los miembros del equipo de investigación) ha estado leyendo cierto material canalizado que sugiere que nuestro planeta es un auténtico criadero para varias especies alienígenas, y que el ciclo vital de ciertos alienígenas de características reptilianas es similar al de la mantis religiosa. Este material también hace referencia a la idea de que en el subsuelo terrestre se dan las condiciones ideales para el estado de letárgico del ciclo de la hembra, mientras que es justamente el macho el que retorna al final de ciertas épocas, y que el foco de este retorno corresponde con la ubicación geográfica de la Gran Pirámide. ¿Hay algo de cierto en esto?

R: No.

P: Así que esto no es más que falsa información canalizada diseñada con el propósito de desviar la atención de la gente y mantenerla en estado de confusión. Parecería que los instigadores han estado inventando mensajes sacados de nuestras peores pesadillas, dándole el giro más terrorífico que uno se pueda imaginar. Entonces, ¿podemos olvidar esta idea?

R: Si.

P: ¿Cual es la fuente de este tipo de material? ¿Qué tipo de energía se encuentra detrás de todo esto?

R: Señal del tipo SAS para control mental.

P: ¿Qué es lo que está diseñada para hacer?

R: Llegar hasta la mente de todos aquellos que fueron programados para recibirla.

P: Déjenme preguntar una cosa: ¿si algunas de estas señales de origen SAS para programación que se han enviado... quiero decir... asumo que algunas vienen de la 3ra. densidad, ¿es eso correcto?

R: Si.

P: ¿Podemos asumir que existen lugares en el planeta donde hay una serie de individuos reunidos leyendo libros de ciencia ficción e imaginando toda clase de teorías y escenarios que arman con una especie de perverso deleite, para luego convertirlas a través de programas de computadora en señales codificadas que son emitidas y dirigidas hacia la cabeza de la gente, al mismo tiempo que en alguna base secreta militar, los individuos que están creando todos los escenarios que incluyen a los "hermanos del espacio" simplemente se retuercen de la risa al ver las consecuencias de sus patrañas, que la gente es capaz de creerse cualquier cosa? ¿Es posible que algo así esté sucediendo?

R: Si.

P: ¡Eso es deplorable! (A) Bueno, si tu tuvieras la misma agenda que ellos tienen, ¿no harías lo mismo? (L) Claro, si tuviera la mente enferma, el dinero y las instalaciones apropiadas, supongo que eso es lo que estaría haciendo. Con seguridad que han tomado novelas enteras de H. P. Lovecraft, las han convertido en señales codificadas, y se han dedicado a transmitirlas hacia la multitud de amantes de la Nueva Era en espera de que estos las canalicen y se crean todos los mensajes. Después solo dicen: "¡Dios mío! ¡Los hermanos del espacio, o los guardianes de la alianza, me lo dijeron! ¡Es tal y como lo dijera Lovecraft! ¡Él debe haber sido un profeta!" ¿Pueden imaginar eso? (A) Lo cierto es que funciona. (L) No hay duda de ello. (A) Recuerda lo que este tipo R___ está diciendo, el músico que está montando los espectáculos con luces láser y música especial: que es capaz de producir estados de consciencia alterada prolongados, y que toda esta tecnología puede ser utilizada para programación a gran escala a través de los medios empleados por los espectáculos de entretenimiento masivo. Nos está hablando acerca de otra fase más del programa, que de acuerdo a sus declaraciones, está muy próxima a iniciarse.

 

Luego de esto, dimos seguimiento al tema con preguntas adicionales el 10 de Agosto del 2001, y todo este material será presentado en los capítulos finales de la versión revisada de El Síndrome de Noé, junto con la investigación en la que se expone la agenda y el nombre real del "Dios" para beneficio del cual se está haciendo toda esta preparación a nivel mundial.

 

Hay otro punto significativo que han pasado por alto P. y P.: y es que la verdadera naturaleza de nuestra realidad no es lo que aparente ser en términos de nuestras percepciones materiales. Y no es sino hasta que caemos en la cuenta de que esto es así que finalmente tenemos una esperanza de comenzar a discernir cuales cosas son beneficiosas para el individuo que se ha embarcado en la búsqueda de un conocimiento superior, y cuales otras no lo son. Y, en este sentido, debemos reconocer que aun aquellas fuentes de material canalizado que P. y P. han descartado por el hecho de exhibir una agenda de intereses particulares, muy a menudo son capaces de decir la verdad, cuando esto sirve a sus propósitos. Es obvio que cuando hacen esto, generalmente le dan a los asuntos tratados un giro sutil, apenas perceptible, con la intención de que el receptor del mensaje perciba un significado que es completamente opuesto al real. En este caso, es claro que P. y P. se han desecho también del trigo al querer botar la broza y se han perdido de la oportunidad de contemplar algunas de las claves más importantes.

Por ejemplo: logran identificar una fuerte conexión entre el Material de Ra y el grupo llamado Consejo de los Nueve. No obstante, pasan por alto el hecho de que, debido a ciertos factores que hemos analizado en estas páginas, efectivamente tuvo lugar una transmisión de información positiva a través de la fuente llamada "Ra". Con anterioridad hemos dicho, y lo repetimos aquí, que tenemos una alta opinión de la mayoría del material de Ra -específicamente aquel que fuera recibido antes de la muerte de Don Elkins. Reitero mi opinión de que la muerte de Don significó la muerte de Ra, con lo que la pregunta de rigor es: de haber sido él un "agente" de los Nueve, y uno que evidentemente estaba haciendo un excelente trabajo, ¿cómo se explica que lo dejaran morir?. La respuesta es obvia: Don tenía una orientación interna positiva, pero sus "directrices de consciencia" atrajeron información que resultaba ser contraria a la agenda del Sistema de Control. Es fácil leer este material e identificar cuál es cuál, lo cual nos lleva a la conclusión inevitable de que la muerte de Don no es una evidencia del carácter negativo del contacto, sino, muy por el contrario, una demostración fehaciente de la naturaleza positiva del mismo.

 

En este punto debo señalar que aún en el proceso de canalización del material Casiopeo se dieron instancias de infiltración de energías negativas en las etapas tempranas del experimento. El peligro de que esto se pudiera presentar fue evidente para nosotros desde el comienzo del trabajo, por lo que nos dimos a la tarea de diseñar un protocolo de procedimientos dirigidos a sortear este obstáculo. Además de esto, siempre realizamos un escrutinio riguroso del material antes de presentarlo. Afortunadamente han sido pocos los casos en que esto se ha presentado, y dentro del material que actualmente existe, la mayor parte de lo que podría clasificarse como incorrecto consiste en suposiciones de los participantes, cuyas observaciones y comentarios han sido siempre incluidos dentro del intercambio de información. Por otro lado, ha menudo se ha dado también el caso de que uno u otro lector (o inclusive yo misma) tiene la impresión de que algún punto en particular es claramente incorrecto, solo para encontrar que el paso del tiempo certifica la veracidad de la información.

 

Hay que reconocer que desde que la dinámica del grupo de contacto ha sufrido una modificación a lo largo del último año, parece ser que se ha logrado alcanzar un nuevo nivel de limpieza, aun cuando se diera un caso de corrupción debido a la escogencia inapropiada de operador. Es adecuado reiterar que, a diferencia de otros canales, el diseñado por nosotros podría definirse como un canal grupal dentro del que existe un constante monitoreo y escrutinio del material con la finalidad de detectar señales de corrupción previo a la fase final de evaluación a través de un proceso de investigación exhaustiva y corroboración. Resultaría sumamente impropio recibir una serie de transmisiones de información y simplemente sacarla a la luz pública sin previa evaluación y corroboración.

 

Habiendo dicho todo lo anterior, ¿qué podemos interpretar de las conclusiones de P. y P. a la luz del material Casiopeo?. Pienso que para dejar clara la diferencia que existe entre el material Casiopeo y las producciones de una miríada de fuentes canalizadas en los tiempos más recientes, así como el trabajo de varios otros autores tal y como ha sido documentado por P. y P., sería conveniente hacer aquí un pequeño comentario.

Uno de los libros más influyente que jamás se ha escrito acerca de los misterios de Egipto es la obra de Robert Temple El Misterio de Sirio, originalmente publicada en 1976. Como han señalado P. y P., en buena medida este libro dio origen a la "Nueva Ortodoxia". Ellos también mencionan cómo Temple se quejó de la constante interferencia de la CIA en su investigación y su vida privada, así como el hecho de que las claves más importantes de su investigación le fueron dadas a él por parte de altas fuentes masónicas.

Coincidimos con P. y P. en que la "interferencia" fue diseñada para convencerle de que se encontraba en "el camino correcto", como una especie de validación de su trabajo con vistas a ponerlo al servicio de una agenda oculta diferente de la suya.

Una de las proposiciones de la "Nueva Ortodoxia" es que se debe re-asignar la fecha de origen de la Esfinge de Giza (y por ende de las pirámides).

John Anthony West descubrió, en los trabajos de R. A. Schwaller de Lubicz, la sugerencia de que la esfinge presentaba marcas de erosión por efecto del agua. Su obra llevaba por título La Serpiente del Cielo y allí profesaba la idea de que la erosión fue ocasionada por una inundación, y que la última inundación había tenido lugar cerca del año 10,000 a.C. Él consideró esto como prueba de la existencia de la Atlántida y del Diluvio bíblico.

El asunto de la esfinge fue puesto al conocimiento del Dr. Robert Schoch, un geólogo de la Universidad de Boston. Schoch concluyó que la erosión que muestra la esfinge, efectivamente tiene el patrón de la erosión por agua, y su trabajo ha sido confirmado por otros geólogos. Ante esto, los Egiptólogos deciden ignorar la evidencia científica, prefiriendo seguir apegados a sus dudosas teorías especulativas.

Puesto que los climatólogos pueden fijar con relativa exactitud las épocas de precipitación pluvial del pasado, esto ha sido empleado para la nueva estimación de la fecha de construcción de la Esfinge. Schoch escribe:

 

"Lawton y Ogilvie-Herald (pág. 313) están de acuerdo conmigo en que el presente clima árido de la región de la meseta de Giza tuvo su inicio aproximado a mediados del tercer milenio a.C. (cerca del 2350 a.C., de acuerdo a un sistema de fechado estándar), y existieron varios períodos de fuerte precipitación pluvial entre los años 10,000 y 8,000 a.C. hasta el establecimiento definitivo de las condiciones de aridez predominantes en el área por los últimos 4,500 años aproximadamente."

 

Ahora bien, ¿porqué ha de ser este uno de los puntos álgidos del asunto? Porque la "Nueva Ortodoxia" insiste en fechar la construcción de la esfinge y las pirámides en el año 10,500 a.C. Por supuesto que P. y P. han demostrado que no hubo ningún período lluvioso durante el onceavo milenio a.C., pero eso no constituye prueba de que ninguno de los monumentos pudieran ser construidos en esa época. No obstante, consideramos que sus argumentos en este punto en particular son débiles. Por un lado quieren mostrar que la ciencia académica peca de excesiva lentitud cuando se trata de ponerse al tanto de asuntos como este, sin embargo, es a la fuente de la ciencia académica a la que acuden en busca de prueba de que alguna de las propuestas de la Nueva Ortodoxia que les pueda resultar inaceptable es incorrecta. Esto es sumamente curioso; no obstante, tienen un argumento válido: ¿porqué toda esta insistencia en la fecha de 10,500 a.C., también llamada "Zep Tepi", como han escrito Bauval y Hancock?

 

Los Casiopeos han indicado que la fecha de construcción de las pirámides y de la esfinge es la misma, y corresponde al 8,649 a.C. En El Síndrome de Noé estaremos presentando los resultados de nuestras investigaciones acerca de la viabilidad de esta fecha, mismos que darán peso a la indicación de los Casiopeos y arrojarán serias dudas sobre cualquier fechado de las dinastías egipcias por parte de los "académicos expertos". Y cabe aclarar que estaremos utilizando como base estrictos datos climatológicos y geológicos, y no información canalizada, si bien hay que reconocer que fueron los Casiopeos los que nos suministraron las claves que indicaban en qué dirección debíamos buscar.

 

A fin de cuentas, P. y P. ciertamente consiguen demostrar que el "alineamiento estelar" de Bauval es un completo fiasco, con lo que la conclusión es: P. y P. descubrieron que todos estos prominentes nuevos egiptólogos están desesperadamente tratando de probar que la fecha 10,500 a.C. es de alguna manera muy significativa, aun cuando la evidencia sugiere lo contrario. Nuevamente preguntamos: ¿porqué? ¿Porqué requieren que las mentes de tantos lectores se enfoquen en este período particular de la historia?

P. y P. proponen de manera razonable que, puesto que el primer día del ascenso helíaco de Sirio (es decir, coincidiendo con la salida del sol - N. del T.) era el Año Nuevo de los egipcios, y que, puesto que durante la mayor parte de su historia el sol sale en Leo en este día, sería razonable pensar que para ellos la esfinge representa la "energía felina" que da la cara al amanecer, de manera similar a como nuestra Estatua de la Libertad representa el ideal de libertad y da la cara a Europa, de donde provienen la mayoría de los americanos. ¿Existe algún poder místico o secreto relacionado con la fecha en que fuera erigida la Estatua de la Libertad? ¿Y qué hay acerca del año? ¿Acaso los futuros "americanólogos" se darán a especular acerca del significado mítico de la Dama Libertad? Quiero decir, si uno tiene la habilidad de manipular la piedra como lo hacían los constructores de estos monumentos, ¿qué tan difícil puede resultar levantar un hermoso león de piedra para decorar el paisaje? Baste con decir que, si bien estamos de acuerdo con P. y P. en que Bauval, Hancock y asociados están enturbiando las aguas con sus secretos anhelos y su instigación originada en la agenda particular del Sistema de Control, debemos reconocer que nuevamente aquí P. y P. se han desecho del trigo al querer botar la broza. Es muy probable que tanto las pirámides como la esfinge nos pueden comunicar importantes indicios acerca de esta remota época histórica, y podría ser cierto, también, que tengan el poder de advertirnos acerca de épocas que se avecinan, si bien no en los términos que se han inferido hasta la fecha.

En este sentido, P. y P. han notado que Hancock y Bauval parecen estar determinados a "forjar una conexión entre el Inicio de los Tiempos egipcio, o Zep Tepi, y la Era de Acuario, así como también el enigma marciano". Todo lo que han escrito hasta la fecha parece revelar la intención de establecer esta conexión y dejar la clara impresión de que un gran secreto será prontamente revelado... un secreto del cual son ellos los guardianes.

 

"Los indicios acerca de la naturaleza de su agenda pueden ser interpretados a partir del tono cada vez más mesiánico de sus comunicados de internet...

 

"...Un elemento intrínseco de la (agenda) es el anuncio del inminente retorno de los dioses del antiguo Egipto. Esta podría ser una declaración más bien poética, una especie de metáfora, pero parte del plan que hemos descubierto lleva implícita la idea de que los dioses son reales, y que su retorno está próximo."

 

¡Amén por esto! Eso es lo que ellos están haciendo, y es exactamente lo que los Casiopeos nos han estado diciendo. Más aun, los Casiopeos no solamente nos han estado diciendo quiénes son estos "dioses" sino también que ¡definitivamente NO tienen las mejores intenciones en lo que respecta a nosotros!

P. y P. escriben que Robert Temple ha sugerido que los antiguos dioses anfibios de la tradición sumeria, los Nommo, quienes según él se encuentran en órbita alrededor de Saturno en un estado de animación suspendida, están próximos a retornar a la Tierra. Dice de manera ominosa "estos asuntos... podrían afectarnos a todos más pronto de lo que pensamos."

Resulta muy probable que Temple esté diciendo la verdad, al menos desde su perspectiva, y siguiendo los planes del Sistema de Control. Que ni él ni los otros sospechen que se han convertido en monigotes de este sistema de control es una tragedia paralela... pero habremos de contentarnos con observar el desarrollo de los acontecimientos antes de juzgar a nadie.

 

Se debe dar crédito a P. y P. por hacer su mejor esfuerzo para alertarnos sobre el peligro. Desafortunadamente, no se han percatado aun de la escala de este peligro.

 

P. y P. nos relatan además acerca de las fascinantes interacciones entre los personajes que se encuentraban detrás del descubrimiento de la "Cara de Marte". Estas estructuras fueron reclamadas como evidencia de la Antigua Civilización Marciana por, entre otros, el Dr. James J. Hurtak, entonces profesor de Estudios Orientales del Instituto de Artes de California, quién más adelante realizara trabajos altamente secretos en la Gran Pirámide.

 

"...El poder que encierra el símbolo de Giza para toda suerte de credos disímiles... es, por sí mismo, algo de inestimable valor, especialmente para aquellos cuyo negocio consiste en explotar el poder de los sistemas de creencias.

 

"Entre todos los participantes en el juego de Giza, puede verse como la mayoría tiene motivaciones claramente visibles; por ejemplo, Hawass (el arqueólogo egipcio en jefe) quiere ser el egiptólogo más prominente del mundo; Joseph Schor y ARE (la gente de Cayce) quieren encontrar el Salón de los Registros (como predijera Cayce), etc., etc. No obstante. Las motivaciones de ciertos individuos y organizaciones que han tenido papeles prominentes no son tan fáciles de adivinar, como es el caso del enigmático Dr. James J. Hurtak y el SRI (Stanford Reasearch Institute, por sus siglas en inglés - N: del T.), es decir el grupo de visualización remota conectado a la CIA, quienes parecen haber estado realizando trabajos en Giza desde la década de los 70's. Lejos de haberse esfumado de la escena, Hurtak recientemente se asoció a Boris Said (un realizador cinematográfico que forma parte de la trama) y su compañía de producción Magical Eye, acreditándosele como consultor científico. (P. y P.)"

 

¡Santa maraña!, ¡no hay duda que la trama se pone cada vez más espesa!. Entra el famoso Dr. Hurtak y su obra mágica Las Claves de Enoc. Y aquí salen a relucir su conexión con la CIA, el SRI y las técnicas de visualización remota, así como su patrocinio de la idea de que la Cara de Marte fue dejada allí por obra de una antigua civilización marciana. Improbables alianzas, si se me pregunta. El lector podría estar interesado en saber de las extrañas conexiones que existen entre el Dr. Hurtak, Richard Hoagland (del grupo Misión Enterprise - N. del T.), el coronel Tom Bearden, Gene Rodenberry (productor ejecutivo de Star Trek - N. del T.) y otros interesantes personajes demasiado numerosos como para ser mencionados aquí.

 

"De manera harto intrigante, Hurtak ya se ha había estado refiriendo a la Cara de Marte en términos de una imágen 'similar a la esfinge', estableciendo una emotiva conexión inmediata con Egipto. Aún más intrigante es el hecho de que Hurtak predijo la existencia de una imagen similar a una esfinge sobre la superficie marciana en el año 1965, un año antes de que fueran tomadas las fotografías del Viking (P. y P.)"

 

Bueno, el lector posiblemente ya ha tenido la sospecha de que de alguna manera los hechos parecen haber sido manipulados con la intención de que la "predicción" pareciera haberse confirmado, y que detrás de esto estarían las mismas organizaciones que luego negarían que se trataba de un "cara". La intención: poner una buena cuota de poder en manos de Hurtak que le permitiera promover su agenda Enoquiana. No obstante, en cuanto al tema de la antigua civilización marciana, P. y P. nuevamente tiraron el trigo junto con la broza. En lugar de darse cuenta de que los hechos muy probablemente NO son tal y como los promueve el Sistema de Control, ofrecen en cambio endebles explicaciones en los siguientes términos:

 

"La solución menos probable, dado nuestro presente conocimiento de la prehistoria del planeta Tierra, es que se trate de la obra de una civilización avanzada originaria de la Tierra que viajó hacia el planeta Marte. (P. y P.)"

 

Sugerimos que P. y P. incrementen su "presente conocimiento de la prehistoria del planeta Tierra" con suma urgencia. Y podemos asegurarles que todas las claves se encuentran allí afuera, al alcance de cualquier individuo resuelto a desentrañarlas.

 

(continua en Parte II)

 

 

 

Parte II | Foro Perseo | Indice de Artículos