Make your own free website on Tripod.com

Trigesimoprimer Día

 

Todo esto, vosotros lo conocéis bien –agregó Bera, que era quien estaba describiendo el dibujo del Sepher Icheh– pero he repetido lo esencial para evitar malentendidos, pues enseguida explicaremos el Misterio de la Piedra de Fuego. Semejante explicación, que fue a Nos solicitada por el Gran Maestre del Temple, requiere la comprensión previa y exacta de la Obra de El Uno, de la Creación de YHVH, de Su Manifestación en lo Creado como Arbol Rimmón de los Principios inmanentes y absolutos, de su triple principio de la acción inmanente, Shekhinah, Avir, Metatrón.

            Suspiró, aliviado, el Gran Maestre, quien ya temía que la explicación pedida no llegase nunca.

            –Observad las raíces del Granado de la Vida: surgen del décimo Sephiroth, el Reino, que lleva en su tronco el Signo de la Almendra. Como el candelabro Menorah, las raíces son siete y culminan en los cálices de la flor de Almendra, donde se asoman al Mundo terrestre los Ojos de YHVH, los Ojos que nunca duermen, los Ojos que lo ven todo, los Ojos que viera el Profeta Zacarías. Estas raíces ópticas del Arbol de YHVH representan a Israel Shekhinah, al Pueblo Elegido, siendo Uno con El Uno, es decir, muestran la concreción del Plan, muestran al Pueblo Elegido ejerciendo el Gobierno Mundial en Nombre de El Uno: en verdad, será el inefable Uno quien se mostrará en la Shekhinah de Israel al Final del Tiempo.

            –Dijo el Profeta: –prosiguió Birsa– “Así dice YHVH: el Cielo es mi Trono, y la Tierra la Piedra de Fuego bajo mis pies”. YHVH descansa, pues, sus pies, las raíces del Arbol Rimmón, sobre una Piedra de Fuego que no es otra más que el Alma del Messiah, manifestada en la Shekhinah: esa Piedra terrestre, es la réplica de Metatrón, el Hombre Celeste, Arquetipo de todos los hombres de barro caliente. Porque esa Piedra de Fuego, que estaba desde el Principio de la Creación, pero que no fue empleada por los Constructores, encajará con justeza al Final del Tiempo, cuando el Tiempo sea terminado y se constituya en Piedra Angular, Clave de Bóveda de todo el edificio: “La Piedra que el Cantero desechara, se ha tornado Piedra Angular” [Salmo, 118,22]. ¿Y dónde se asienta esa Piedra de Fuego, el Alma del Messiah, Metatrón, que es modelo de todos los hombres de barro caliente? Según el Profeta: “Por eso, dice Adonai YHVH: Aquí estoy Yo poniendo en Sión el cimiento de una Piedra, una piedra probada, angular, preciosa, fundamental, cimentada; quien crea, no se moverá de Los hombres mortales, Piedras de Barro, serían al Final como la Piedra de Fuego, como Metatrón, el Hombre Celeste; serían así cuando el Templo estuviese listo, y cada uno ocupase su lugar en la construcción, de acuerdo al modelo del Messiah; serían así en los días en que el Reino de YHVH se concretase en la Tierra; y reinase el Rey Messiah; aquel cimiento” [Isaías, 28,16]. y la Shekhinah se manifestase como el Pueblo Elegido. Porque sólo para Israel ha creado YHVH el Reino y el Rey: ningún pueblo Gentil ha sido nunca un verdadero Reino, aunque lo haya parecido, ni ha existido un verdadero Rey, fuera del Pueblo Elegido: por eso el Nombre Melquisedec, del Supremo Sacerdote de nuestra Orden, significa en realidad “El que destrona a los Reyes” y no “El Rey de Sedec” como hemos  hecho creer a los Gentiles. Melquisedec, y los que pertenecemos a su Orden, hemos de destruir todo falso Reino y todo falso Rey antes de que se reproduzca en la Tierra el verdadero Reino de YHVH, Malkhouth, con el Gobierno Mundial del Pueblo Elegido.

            Sin embargo, Sacerdotes, el Plan de Dios ha sido trastornado y ahora será necesario sacrificar a los hombres de barro en un Holocausto de Fuego, al Final del Tiempo, justamente cuando el Templo esté levantado y el Reino se realice en la Shekhinah de Israel: como Os aseguramos, la Piedra de Fuego deberá ser lavada con lejía para borrar su Señal Abominable. La Piedra de Fuego, que era un Arquetipo Puro al Principio del Tiempo, se multiplicó, sin perder su singularidad en El Uno que caracteriza a todos los Sephiroth: y cada Piedra de Fuego, idéntica a la del Principio, era un Alma que alcanzaría la perfección al Final, al ser como todas Una con El Uno; el hombre de barro llegaría así a ser Piedra de Fuego, semejante a Metatrón: para ello sólo debería cumplir la Ley y desplazarse en el Tiempo hacia el Final, donde estaba la Perfección. Pero he aquí que Ellos, los Seraphim Nephilim, creadores de la Fraternidad Blanca, grabaron el Signo Abominable en la Piedra de Fuego sobre la que cada Alma de los hombres de barro se asienta. Y el Signo Abominable enfrió la Piedra de Fuego, Aben Esch, y la quitó del Final. Entonces, Sacerdotes, la Piedra que debe ser lavada con lejía al Final, es la Piedra Fría que no tendría que estar donde está, porque no fue puesta al Principio por el Creador Uno.

            Piedra Maldita, Piedra de Escándalo, Semilla de Piedra: Ellos la plantaron después del Principio en el Alma del hombre de barro y ahora se halla en el Principio. El Tiempo es el constante fluir de la Conciencia de El Uno: entre el Principio y el Final del Tiempo está la Creación; y al Final del Tiempo está la Perfección del Alma como Piedra de Fuego. Es la Voluntad de YHVH que el Alma alcance la Perfección Final según el modelo de Metatrón. Pero ahora el Alma no puede ver a la Piedra Fría que lleva hundida en su seno. No la percibe hasta que ella se atraviesa en su camino y se convierte en Piedra de Tropiezo para el Alma, en Obstáculo Insalvable para alcanzar el Bien de la Perfección Final. Sin la Semilla de Piedra en el Alma del hombre de barro no habría habido Mal ni Odio hacia la Creación, la evolución se hubiese realizado por la Fuerza del Amor al creador, la Perfección Final hubiera estado asegurada para toda Alma Creada: ahora ese Plan de YHVH será imposible de cumplir, y el Juicio Din del Anciano de los Días determina que sólo quienes alcancen el Bien de la Perfección Final, en cualquier Tiempo, lleguen vivos al Final del Tiempo; en cambio los contaminados por el Mal, los hombres de barro cuyas almas incuben, aún sin saberlo, la Semilla de Piedra, serán disueltos y transformados en lejía, para lavar con ella el Signo Abominable en la Piedra de Fuego.

            –Sí, Sacerdotes: –continuó Birsa– Ehyeh creó todos los seres, incluida la Piedra. A ella la extrajo del Fuego Caliente y por eso la designó como “Piedra de Fuego”. Y puso a todos los Seres Creados en el Devenir del Tiempo, que es el Fluir de Su Conciencia: porque antes del Principio no existía nada creado salvo el inefable Ser Supremo. El Espíritu de El Uno salió al Principio del Ein Sof, el Infinito Actual, que representa la nada para todas las Almas creadas. Así El Uno, que surgió también de esa nada, sacó de ella los Seres Creados, el primero de los cuales fue el Fuego Caliente, creado el primer Día: dio así Principio al Tiempo. El Alma del hombre de barro, creada luego, comenzó a evolucionar desde entonces, en dirección a la Perfección Final. Mas esa evolución era muy lenta. Para acelerarla vinieron los Seraphim Nephilim con el consentimiento de El Uno; también surgieron de Ein Sof: a tales Angeles, nuestros enemigos denominan “Dioses Traidores”. Lo cierto es que Ellos extrajeron de la nada el Abominable Signo No creado y lo grabaron en la Piedra Caliente: y ese fue el Origen del Mal. La Piedra Señalada se transformó por ese Signo en “Piedra Fría” y se trasladó instantáneamente al Principio del Tiempo, retrocedió a la nada inicial para sostener una existencia abominable fuera del Tiempo. De entre los Seres creados, de entre las Piedras Creadas, la Piedra Fría rechazó el Orden de la Creación, se rebeló a la Voluntad de El Uno y se declaró Enemiga de la Creación. Quienes habían introducido el Signo No Creado en el Mundo, plantaron la Piedra Fría en el Alma del Hombre como Semilla de Piedra, para que creciese, madurase y fructificase, para que la fuerza de su desarrollo elevase al Alma rápidamente a la Perfección Final. Pero aquella Semilla, como dijimos, produciría un Fruto extremadamente hostil hacia el Dios Uno y Su Creación: un Fruto que sólo aceptaría existir fuera del Tiempo, antes del Principio, un Fruto que sólo ansiaría abandonar el mundo de los Seres Creados y perderse en la nada original; un Fruto que no podría ser previsto por el Alma porque su Semilla permanecería invisible desde el Principio; un Fruto al que denominarían “el Yo”. Y la causa de ese Fruto no sería la Piedra Fría, ni la Semilla de Piedra, sino esos habitantes del Abismo a los que conocéis como Espíritus Hiperbóreos. Ellos son nuestros verdaderos enemigos, mas, afortunada-mente, sólo pueden manifestarse en el Alma del hombre mediante la Piedra Fría; comprenderéis, que aquello que los encadena al Alma del hombre, sin que Ellos lo adviertan, es la Piedra Fría en el Principio. Empero, si la Piedra Caliente fue extraída del Fuego Caliente, el Fuego Frío, contraria-mente, ha brotado de la Piedra Fría: por ese Fuego Increado la Estirpe Maldita de Tharsis, que acabamos de exterminar, escapó durante siglos a nuestro control e infectó al mundo con Hombres de Piedra que pretendieron destruir las bases del Culto.

            Al parecer, los Seraphim Nephilim no contaron con que el Fuego Frío brotaría de la Piedra Fría y revelaría a los hombres luciféricos lo que Ellos denominan “Negrura Infinita de Sí Mismo”; por eso es necesario, desde que tal odioso Misterio fue posible, evitar en el Futuro que la Semilla de Piedra madure y fructifique, que nazca el Niño de Piedra que recibirá la revelación del Fuego Frío y apagará el Fuego Caliente del Corazón; es necesario lavar la Piedra Fría con Lejía para que recupere el Fuego Caliente, el Fuego que jamás debe abandonar el Corazón del hombre. En verdad, Sacerdotes, aunque Ellos culpen a El Uno, y a sus representantes terrestres, de la desgracia que los aqueja, fueron los Seraphim Hiperbóreos, los que moran en el corazón de YHVH, Tiphereth, quienes conservan el encadenamiento espiritual; cierto que éstos obraron con el consentimiento de El Uno y nadie sabe cuándo ni para qué los creó, ni por qué les otorgó, también, el Poder de extraer seres de la nada. A menos que se conceda crédito a lo que Ellos mismos afirman: que no son Seres Creados por El Uno sino que proceden, como Ehyeh, de un Mundo existente Más Allá del Ein Sof; y que su naturaleza espiritual es igual a la de El Uno. Pero creerles a Ellos sería cometer la más grande herejía contra la Hokhmah del Maestro del Todo, pues ¿acaso no declaró el Uno mismo su Unidad Absoluta y Excluyente?:[1] “¿A quién me compararéis que se me parezca?, dice el Santo Anciano. Levantad a lo alto vuestros ojos y mirad: ¿Quién creó todo aquello?” [Isaías, 40,25]. “Así dice YHVH, Rey de Israel, su Redentor, YHVH Sebaoth: Soy el Primero y el último, y fuera de mí no hay ningún Dios. Vosotros sois mis Testigos. ¿Hay algún Dios fuera de mí? No hay otra Piedra; Yo no la conozco” [Isaías, 44,6]. “Vosotros sois mis testigos, dice YHVH, pues sois el Pueblo Elegido por Mí para que sepáis y comprendáis que Yo Soy, Ehyeh. Antes de Mí ningún Dios existió, y después de Mí no lo habrá. Yo, Yo Soy YHVH, y fuera de mí no hay Salvador. Yo Soy Dios desde siempre y también desde hoy Soy el mismo, y no hay quien escape de mi mano: haré lo que quiera ¿y quién lo cambiará?” [Isaías, 43,10]. Sí, Sacerdotes; no debemos dudar de El Uno. Pero tampoco olvidar que los Seraphim Hiperbóreos fundaron la Fraternidad Blanca a la que todos pertenecemos y en cuya Jerarquía hemos alcanzado el Más Alto Sacerdocio.

            En síntesis, de acuerdo a los planes de los Seraphim Nephilim, mientras la Semilla de Piedra se desarrollase, el Alma del hombre de barro evolucionaría indudablemente acelerada en dirección de la Perfección Final. Pero la realidad contradijo estos planes: aquel Germen del Mal, al Fructificar, lejos de impulsar al Alma a elevarse hacia la Perfección Final, la hundiría en el Terror de Abismos sin Nombre, en la Eternidad de una Negrura Infinita. Al fin, la Semilla de Piedra terminaría dominando al Alma del hombre de barro y convirtiendo a éste en un Enemigo del Creador y de la Creación, endureciendo su Corazón y tornándolo un ser carente de Amor, transformándolo en un Hombre de Piedra. Es por eso que Nosotros, los Sacerdotes Perfectos, debemos propiciar el Holocausto de Fuego, que lave con lejía al Final la Señal Abominable en la–Piedra–que–está–plantada–en–el–Alma–del–Hombre–de–Barro. –concluyó Birsa.

           

 

Trigesimosegundo Día

                                                                                                                                               

 

I nmediatamente, Bera agregó lo siguiente:

           –Durante milenios, en el Continente hundido de la Atlántida, que los Gentiles jamás deben saber que existió, los Sacerdotes de El Uno lucharon contra el efecto hostil que la Piedra Fría causaba en el Alma de los hombres de barro. Se procuraba, por diversos medios, que el Espíritu Increado, encadenado al Alma por la Piedra Fría, olvidase su Origen, más allá del Ein Sof. Y los resultados fueron alentadores pues, finalmente, la sangre de los hombres de barro se había degradado de tal modo, que el Espíritu Increado era incapaz de orientarse hacia la Piedra Fría que le revelaría su Origen Divino. Hubo entonces una Edad de Oro Cultural, en la que otro Pueblo Elegido, semejante a Israel, instauró la Sinarquía Universal y se preparaba para el Reino de la Shekhinah. Fue en ese momento que algunos Hombres de Piedra, que escaparon al exterminio a que los sometían los Sacerdotes y los Seraphines Nephilim, consiguieron atraer en su ayuda a otros Serafines, llamados “Hiperbóreos”, quienes ingresaron al Universo Creado a través de la esfera de Venus. El más terrible de esos Serafines fue el conocido como Lúcifer, Phósphoro, o Héspero, ya que, enfrentando a todas las Legiones Celestes de YHVH Sebaoth, se precipitó a la Tierra para legar su propia Corona al Espíritu, encadenado en los hombres de barro. Dejó aquí, pues, la Maldita Gema del Gral, que tiene el Poder de impedir que el Espíritu olvide su Origen. Hecho esto, regresó por donde había venido, pero dejando tras de sí los gérmenes fertilizados de las Estirpes luciféricas contra las que aún combatimos, en todo semejantes a la Casa de Tharsis que acabamos de exterminar.

            Y serían esas Estirpes condenadas por YHVH, especialmente las surgidas de la Raza Blanca, las que ya no olvidarían el Origen, las que se propondrían germinar la Semilla de Piedra en todos los hombres de barro, las que desatarían la rebelión contra la Ley de YHVH y el odio a la Creación. Y así fue como se llegó inevitablemente a la Batalla de la Atlántida, que finalizó con una catástrofe planetaria. Sin embargo, el mayor Mal todavía no había ocurrido: éste sobrevino por causa de Lúcifer y de esa Mujer, La Intrusa Ama, que fue capaz de ingresar en la esfera de Venus y obtener el Secreto de las Semillas de Piedra. Sí Sacerdotes: el Serafín Lúcifer entregó a La Intrusa la Espiga de las Semillas de Piedra, que hasta entonces sólo poseían los Seraphim Nephilim. Y a su regreso el Mayor Mal se abatió sobre los hombres de barro, pues La Intrusa eligió a los más valientes y comenzó a plantar en sus corazones la Semilla de Piedra que apaga el Fuego Caliente de la Pasión Animal, el Amor de la Gran Madre Binah: cada Semilla de Piedra sería un Guerrero Sabio, un Hombre de Piedra situado fuera de la Ley de YHVH, en lugar del hombre idéntico a Metatrón que estaba destinado a ser al Final del Tiempo. Con su acto incalificable, La Intrusa, La Virgen de Agartha, ofendió profundamente a la Gran Madre Binah, a quien arrebató el Amor de numerosos Hijos: por eso es que se debe purificar esta tierra de Huelva, que por tantos siglos ha estado dedicada a su Culto Impío. Sólo así descenderá la Shekhinah en Rus Baal.

            Ella, Sacerdotes, es Nuestro Más Poderoso Enemigo, su Mal está por encima de todos los males; su Hostilidad hacia la Creación, supera a la de cualquier Hombre de Piedra; su Valor para enfrentar a El Uno sobrepasa al del Guerrero Sabio más valiente:[2] frente a Ella, y a su Misterio Infinito, todos tiemblan de Terror; y tras el Terror y la Muerte, sólo sobreviven los Espíritus Increados, que son de su misma esencia Hiperbórea. Ella regresó de Venus, portando la Espiga de las Semillas de Piedra y trayendo en su vientre al Demonio de la Guerra, a Navután, su Hijo Increado. Todo fue una conjura del Serafín Lúcifer: El quiso que Ama tuviese un Hijo de Piedra, un Hijo que se pusiese al frente de la Raza Blanca y fundase para sus miembros un Misterio; y que los Iniciados en ese Misterio adquiriesen la Inmortalidad y recibiesen en su Corazón la Semilla de Piedra de la Virgen de Agartha.

            –¡Mirad el Sepher Icheh! –ordenó Bera, a quien esta parte de la Historia producía una extraña mezcla de Odio y Terror–. Aquí se auto-crucificó Navután, –señalaba las ramas que iban desde el tronco hasta las Granadas Hoesed y Din–. El As estuvo sujeto del Brazo Derecho y del Brazo Izquierdo del Santo Anciano, bajo su Gran Rostro y sin advertir que la Piedra de Fuego, Aben Esch, pendía sobre su cabeza. Nueve noches agonizó en la Cruz de Rimmón hasta que Frya, un Demonio Femenino tan terrible como Ama, salió de su ojo y averiguó el Secreto de la Muerte. Mas, para poder revelarlo a Navután, que acababa de morir, tuvo que comer un grano de la granada Hokhmah y transformarse en perdiz: entonces bailó para Navután la danza coja que permite salir del Laberinto de Ilusión de la Muerte; empero, aquel alimento la encadenó a la Ilusión, como a Perséfone, y no pudo regresar ya al Origen de donde había acudido para salvar a su Esposo. Es así que Frya, un nuevo Enemigo de la Creación, se quedó junto a Vides, el Señor de Agartha, la guarida de los Demonios Increados, y junto a Navután su Esposo, para llevar adelante la Guerra Esencial contra El Uno. Navután, por su parte, resucitó y reveló a los miembros de su Raza el Secreto de la Muerte mediante el Misterio del Laberinto, en cuyo curso los Iniciados reciben en su corazón la Semilla de Piedra de la Virgen de Agartha y pueden convertirse en Hombres de Piedra. Discípulos de Navután fueron los Atlantes blancos, que sembraron el Mundo de Piedras impías, los que abrieron las puertas de las Mansiones Celestes para tomarlas por asalto.

            Por eso, ¡no olvidéis, Sacerdotes, las condiciones del Pacto Cultural! Los Hombres de Piedra son nuestros más terribles Enemigos porque se han propuesto impedir la concreción de los Planes que YHVH ha dispuesto para la Humanidad: pero también lo son las Piedras de los Hombres de Piedra. No olvidéis que se deben destruir sus Piedras malditas pues en ellas podrían haber Semillas de Piedra, gérmenes de seres inconcebibles que podrían fructificar y nacer en determinados momentos de la Historia. No olvidéis que la Piedra Fría está siempre fuera del Tiempo, más allá del Principio de los Seres Creados, invisible para Nuestras Almas pero pronta a manifestar su hostilidad esencial cuando la oportunidad, es decir, el kairos, lo permita: ignoramos, pues, si de este o de aquel Meñir ha de surgir un Hombre de Piedra, pero en todo caso debemos destruirlo. No olvidéis que libramos la Guerra Esencial contra el Enemigo de la Creación, que la nuestra es la guerra entre la Lejía y la Piedra Fría, entre el Fuego Caliente y el Fuego Frío, entre lo Creado y lo Increado, entre el Ser y la Nada.

 

            Birsa retomó la palabra para referirse exclusivamente a la misión que los Inmortales dejaban a los Sacerdotes. La reunión ya tocaba a su fin y transcurrirían muchos años antes de que Ellos regresasen: quizás, entonces, como antes, como siempre, habría otros Sacerdotes para recibirlos. No debían, pues, perder palabra alguna de las que decían Ellos, ya que nadie podría repetírselas luego. Y el error, en la Orden de Melquisedec, se pagaba muy caro.

            –Ya conocéis, en parte, vuestra misión, –concedió Birsa–. Os dedicaréis con todos vuestros poderes e influencias a purificar esta región de Huelva. La Casa de Tharsis ha sido destruida y, aunque no hemos recuperado la Piedra de Venus, tampoco será utilizada en contra nuestra. Esa era una de las últimas Piedras de Lúcifer, que permitían a los Iniciados Hiperbóreos orientarse en el Laberinto de la Ilusión de la Vida; sin ellas a la mano, tranquilo podrá estar el Guardián del Laberinto, YHVH Adonai: sólo los Sacerdotes de Israel conocen la danza coja que señala la Salida. Sacerdotes: ¡el Enemigo está casi derrotado! ¡la Sinarquía del Pueblo Elegido pronto será una realidad, pronto descenderá la Shekhinah, pronto reinará el Rey Messiah! ¡Ya se vislumbra el Holocausto de Fuego! ¡Quiblón vendrá a Rus Baal a buscar a la Gran Madre Binah y exhibirá su Nombre S.A.M., Shekhinah, Avir, Metatrón; y Ella, amorosamente, plantará en su corazón la Semilla de Barro del Pardes Rimmonim, el Germen de Metatrón que será al Final Piedra de Fuego, Alma Perfecta del Pueblo Elegido!

            ¡Derribad sin miramientos los Altares de la Impostora! ¡Quitad de su mano la abominable Espiga del Odio! ¡Que nadie recuerde su Sacrilegio Esencial, sus Semillas de Piedra condenadas por YHVH! ¡Destruid sus lugares de Culto y sus Imágenes, matad hasta su memoria y, desde luego, quemad hasta las cenizas, y fabricad lejía con ella, a todos aquellos que crean en la Virgen de Agartha y ambicionen la Semilla de Piedra! ¡Sed duros, Sacerdotes, porque el Enemigo lo merece!

            ¡Levantad en cambio altares para la dulce Madre Binah! ¡Colocad en su mano la magnífica Granada del Amor de YHVH! ¡Que todos conozcan su Sacrificio Esencial, ser depositaria de las Semilla de Barro bendecidas por YHVH! ¡Construid lugares para su Culto e invocad sus Imágenes, generad en el pueblo memoria de Ella y, desde luego, premiad con las mayores dispensas a todos quienes crean en la Virgen de los Milagros, o de la Rábida, o de la Ciñuela, o de la Cinta, o de la Barca, o del Niño de Barro, o del Fuego Caliente! ¡Sed efectivos, Sacerdotes, porque los Planes de YHVH lo requieren!

            En resumen, comenzaréis por sustituir la estatua del Obispo Macario por la nueva escultura de Nuestra Señora de los Milagros, que tallará el monje de acuerdo a la visión del Sepher Icheh. A esa escultura la instalaréis en el Convento de Nuestra Señora de la Rábida, pero de inmediato os abocaréis a la tarea de propiciar la edificación cercana de un gran santuario dedicado a la Virgen de la Cinta: el mismo deberá albergar a una Hermandad de marinos y propietarios de Naos, quienes solicitarán su protección y se congregarán en torno de su Culto. El sitio ideal será un cerro cercano al Mar, desde donde se divise la ría del Odiel, la Ciudad de Huelva, Palos, La Rábida y Moguer. Y la imagen que allí se adorará, será muy semejante a la que ha visto el monje escultor, pero dotada de mayores atributos sagrados: la Gran Madre Binah exhibirá en su mano izquierda la Ciñuela, es decir, la Granada ácida de la Vida Cálida, partida en forma de vulva y mostrando por su abertura los granos de las Semillas de Barro; con la mano derecha sostendrá al Messiah, quien aparecerá completamente desnudo salvo sus pies, que tendrá cubiertos con borceguíes para disimular la renguera de Dionisio. La mano izquierda del Niño Divino estará dirigida hacia la Granada, mientras con la derecha sostendrá la cinta sephirótica, el cordel con las diez medidas del Universo, el símbolo de los navegantes de ultramar. Pero en el vestido de la Madre de Dios, bien visible y contrastado, deben estar las letras hebreas del Nombre de Quiblón, S.A.M., es decir, Samekh, Aleph, y Mem. Por último, sobre la imagen de la Virgen de la Cinta, retrataréis a dos de los Seraphim Nephilim, sosteniendo con sus manos el Símbolo Céltico de la Llave Kâlachakra.

            Haréis también otras imágenes y esculturas inspiradas en las recientes descripciones. Pero tened presente que, en todo caso, al Niño Messiah se lo debe despojar del sacrílego libro que ostenta el Niño de Piedra de la Virgen de Agartha, el Libro de la Sabiduría Hiperbórea: en su lugar, pondréis una sphaera orbis terrae, como símbolo del Poder Universal que el Rey Messiah alcanzará en el Reino de Israel Shekhinah. Parecidas a ésta, pues, serán las imágenes y esculturas que distribuiréis en todos los sitios que fuesen necesarios.

            Y ahora, ¡atención, Sacerdotes!, pues Os profetizaremos por última vez. Oíd este Mensaje, que se cumplirá en cualquier tiempo y lugar porque es Palabra de YHVH:

Dice YHVH Sebaoth: Vendrán días de Gloria para el Pueblo Elegido. Yo descenderé, Shekhinah, sobre él y Reinaré, en medio del Holocausto de Fuego en que se consumirán los impíos. Y en esos días, cuando la Gloria, y la Victoria, de Israel estén cercanas, Yo enviaré una señal inequívoca de que la hora ha llegado: Esa Señal será la caída de Granada, la Mansión de los Judíos. En verdad siempre será Granada la que marque esta hora. Granada, que estará entonces poseída por un Reino decadente, será conquistada por un naciente Imperio. Se ofrendará después el Triple Holocausto de Pueblos Gentiles; y luego Yo bajaré; y comenzará la Gloria y la Victoria de Israel. Quiblón, cuya Voz cierra la Puerta de los Infiernos y abre la Puerta de los Cielos, me ofrendará el Triple Holocausto y me Anunciará, y Anunciará así La Hora de Israel.

 

            –¡Alegraos, Sacerdotes de YHVH Sebaoth, que hoy la Estirpe de Tharsis ha sido exterminada y Nosotros os Anunciaremos la próxima Shekhinah! ¡Cumplid, cumplid con firmeza y exactitud nuestras órdenes, y pronto vendrá Quiblón para recibir el Verbo de Metatrón y celebrar el Triple Holocausto aguardado por YHVH! ¡Que la Victoria Netsah de YHVH Sebaoth os acompañe! –saludó Birsa.

            –¡Y que la Gloria Hod de Elohim Sebaoth corone vuestros esfuerzos! –se despidió Bera.

 

            Al día siguiente, los Inmortales habían partido hacia Shambalá, dejando a los cuatro Sacerdotes sumidos en sombrías cavilaciones. Desde luego, la diabólica arrogancia de Bera y Birsa se habría aplacado un tanto si hubiesen sospechado siquiera que aún existían Señores de Tharsis con vida y que la Estirpe Condenada, como el Ave Fénix, renacería de sus propias cenizas en la Casa de Tharsis.                      

 

Trigesimotercer Día

 

 

Estimado Dr. Siegnagel:

          Espero tenga Ud. paciencia y tiempo suficientes para continuar leyendo. Quizás esta carta se ha extendido demasiado, pero no me ha sido posible abreviar más, pues corro el riesgo de oscurecer el mensaje que, justamente, le quiero revelar con su lectura. De cierto, que me he limitado a mencionar sólo los hechos más salientes de la compleja historia de la Casa de Tharsis; con otro criterio expositivo hubiese sido imposible llegar siquiera hasta aquí. Desde ahora trataré de resumir aún más la parte faltante, no porque el mensaje ya esté revelado, ni porque lo que sigue carezca de importancia, sino porque el tiempo se me acaba, porque presiento que Ellos están cada vez más cerca y deseo que Ud. reciba la carta antes que los Golen ejecuten la Sentencia. Sólo le pido Dr., más bien le suplico, que efectúe su lectura completa y después juzgue: sé que mi condición de “enferma mental” resta no poco crédito a su contenido si el mismo fuese juzgado racionalmente; pero, no he de negarlo, confío en que Ud. adoptará al fin otro punto de vista.

            He de abandonar, pues, a los satánicos Inmortales, quienes no tardarían en regresar al Templo de Melquisedec, para referirme nuevamente a los Señores de Tharsis. Ahora se comprenderá cómo la necesidad que la Casa de Tharsis tenía de sobrevivir influyó y dio orientación definitiva a la Estrategia del Circulus Domini Canis; y cómo esta estrategia culminó cuando la inspirada gestión de Felipe IV concretó sus objetivos.

 

            Noso de Tharsis se aprestaba a volver a la Caverna Secreta cuando la Peste hizo su presencia en la Casa de Tharsis. Enseguida comprendió que era allí el único sobreviviente y, dominando la furia guerrera que brotaba de su Espíritu, trató de evaluar con calma la situación. Tratándose de un ataque de los Golen, no cabía alentar esperanzas sobre los restantes miembros de la familia, salvo los Hombres de Piedra que, como él, eran evidentemente invulnerables. Se dispuso pues, a aguardar la confirmación de lo ocurrido con la expedición del Conde de Tarseval y, durante esa espera, comprobó con horror que los cuerpos de sus parientes se transformaban en betún de Judea. Al llegar Lugo de Braga y comenzar el pillaje, Noso no necesitó más datos para saber la suerte corrida por el Conde y sus Caballeros: y en ese momento sólo pensó en la Basílica de la Virgen de la Gruta, y en su imagen, lo más valioso que quedaba allí para un Hombre de Piedra. Sin meditarlo dos veces, corrió hasta la Iglesia, espada en mano. Una partida de quince soldados había llegado ya, quizá con intención de robar el Cáliz de Oro, y tuvo que enfrentar la furia del Guerrero Sabio: combate desigual para los almogávares y para cualquier guerrero no Iniciado, que les costó la vida.

            Al acercarse al altar, Noso, que estaba seguro de llegar primero, comprobó con asombro en la estatuilla del Niño de Piedra una mutilación: alguien había seccionado la mano de piedra que expresaba la Vruna Bala. Mas no era ése el momento de resolver el enigma. Noyo envolvió los bustos de la Virgen y el Niño con una capa y ganó a caballo la orilla izquierda del río Odiel, adonde un sendero poco frecuentado lo conduciría hacia la Sierra Candelaria.

            Las noticias sobre el exterminio de gran parte de la familia conmovió a la dura anciana: mil setecientos años antes, otra Vraya había pasado por una situación semejante. No era posible, dijo casi para sí misma, que tanto esfuerzo fuese en vano. Pese a todos los ataques sufridos hasta entonces, la Casa de Tharsis consiguió superar siempre los momentos difíciles, aunque ninguno tan crítico como el presente; pero también los progresos fueron muchos: la pauta familiar estaba casi cumplida; el Culto del Fuego Frío hacía siglos que brindaba Hombres de Piedra a los Señores de Tharsis; y habían conservado la Piedra de Venus, el más preciado trofeo para el Enemigo; sólo faltaba un último esfuerzo de purificación sanguínea, que la familia produjese un Hombre de Piedra capaz de comprender a la Serpiente con el Símbolo del Origen, es decir, a uno que fuese capaz de proyectar el Signo del Origen sobre la Piedra de Venus; ese Iniciado Hiperbóreo alcanzaría así la Más Alta Sabiduría, la localización del Origen, y la Piedra de Venus les mostraría la Señal Lítica de K'Taagar; entonces los Señores de Tharsis podrían marchar hacia el destino que les tenían reservado los Dioses Liberadores; y ese momento no parecía estar lejano, la Casa de Tharsis era consciente de la inminencia con que llegaría un Hombre de Piedra que sería Pontífice y comprendería los mayores secretos; le aguardaban con ansiedad desde hacía años pero todos estaban de acuerdo en que pronto llegaría; y las señales de los Dioses eran coincidentes. ¿Cómo, pues, cómo se producía ahora este desastre?¿en qué habían fallado?¿quizás en un exceso de confianza?¿habían subestimado una vez más al Enemigo? Sin dudas ésa era la respuesta. No se mantuvo un suficiente estado de alerta y se permitió actuar al Enemigo, al que se debería haber atacado preventivamente apenas se acercó a la región de Aracena. Siendo así, lo ocurrido estaba explicado, al menos estratégicamente, puesto que contra el conocimiento empleado por los Inmortales no tenían defensa alguna fuera de la Pureza de Sangre.

            No era posible, repetía la Vraya, que los Dioses Liberadores los hubiesen abandonado a merced de los Golen; aquel golpe no podía significar el fin de la Casa de Tharsis, no antes de haber cumplido la misión familiar; con seguridad quedarían aún con vida otros Señores de Tharsis para salvar la Estirpe y posibilitar la generación del Hombre de Piedra esperado. ¡Era necesario buscarlos! Noso de Tharsis tendría que partir y recorrer los lugares donde habitaban otros parientes, aunque no cabía albergar esperanzas sobre la supervivencia de nadie que no estuviese iniciado. Y estos últimos, los Hombres de Piedra, se hallaban todos incorporados a la Orden de Predicadores, trabajando en distintos monasterios y universidades de Francia e Italia. El Noyo viajaría de inmediato. Ella, quedaría de Guardia; racionando al máximo los víveres disponibles resistiría seis meses, luego, natural-mente, moriría allí mismo, si Noso no regresaba a tiempo.

 

            Estaba en lo cierto la Vraya: aún quedaban Señores de Tharsis con vida y con posibilidades de salvar la Estirpe; pero no era menos cierto que aquella sería la situación más crítica que jamás hubiesen enfrentado, incluyendo la destrucción de Tartessos. Esa vez lograron sobrevivir dieciséis miembros del linaje: ahora sólo quedaban ocho, contando a la anciana Vraya y al Noyo. En efecto, durante su viaje a Sevilla, Córdoba y Toledo, Noso sólo halló el luto y el temor de los parientes no sanguíneos, a quienes nada había sucedido, y supo que la Peste no conocía las distancias. Recién en Toledo se encontró con otro Hombre de Piedra, que ya estaba al tanto de que algo terrible ocurría y se disponía a viajar a Turdes: allí también habían muerto varios familiares por causa de la extraña Peste. Al conocer las graves noticias, decidió partir junto a Noso hacia Zaragosa y Tolosa, en el Languedoc, donde radicaba el Jefe de los Domini Canis. En Zaragosa comprobaron que la Muerte Final había convertido en betún a la hermosa familia de una de sus primas, madre de doce niños: los trece murieron en el mismo momento, en la misma noche aciaga; su esposo, un Caballero bizantino, talentoso profesor de griego, no tenía consuelo. Según dijo a los Hombres de Piedra, la finada le había revelado años atrás que una secta esotérica integrada por seres terribles llamados “Golen” perseguía desde antiguo a los Señores de Tharsis; al exhalar aquel grito espantoso, antes de morir, ella se había aferrado a Pedro de Creta y éste creyó distinguir la palabra “Golen”, modulada con el último aliento. Por eso juró luego, sobre los trece cadáveres, vengar aquellas muertes si en verdad eran producto de la magia negra de los Golen, tal como lo sugería la horrible descomposición que se observaba en los cuerpos: su vida, explicó Pedro, estaba destruida, y hubiese aceptado morir mil veces aquella noche antes de subsistir soportando el dolor de recordar a los que tanto amaba. Consagraría su existencia a buscar a los Golen, ahora sus propios enemigos, y trataría de cumplir su juramento; se vengaría o moriría en el intento: era evidente, dijo con inocencia, que sólo el furor que se encendía en su sangre le permitía sostenerse vivo.

            Pedro de Creta ignoraba por dónde comenzar la búsqueda cuando llegaron los monjes, parientes de su esposa, quienes seguramente sabrían orientarlo. Los Hombres de Piedra, cuyos familiares muertos se contaban por cientos, no estaban de humor para conmoverse por el pequeño drama del Caballero bizantino; no obstante, los admiró su noble ingenuidad, el valor sin límites que exhibía, y la maravillosa fidelidad de su amor. Era obvio que no tenía idea de los enemigos que enfrentaba y que carecía de toda chance ante Ellos; pero sería casi imposible que consiguiese localizarlos por sí mismo y esa impotencia constituiría su mejor protección. Se retiraban pues, los Señores de Tharsis, sin haber dicho una palabra, cuando fueron alcanzados por Pedro de Creta: el hombre no les había creído lo más mínimo; por el contrario, estaba seguro que algo le ocultaban y decidió acompañarlos; ofreció la protección de su espada a los monjes, mas, si lo rechazaban, los seguiría a la distancia. No hubo modo de persuadirlo a que abandonase su empresa. Los hombres de Piedra no tenían alternativa: o permitían que los acompañase o tendrían que ejecutarlo. Decidieron lo primero, pues Pedro de Creta era, claramente, un hombre de Honor.

 

            El jefe de los Domini Canis los estaba esperando. Se llamaba Rodolfo y había nacido en Sevilla, pero en la Orden lo nombraban como “Rodolfo de España”. Su sabiduría era legendaria, mas, por motivos estratégicos, jamás quiso descollar en los ambientes académicos y sólo aceptó aquel priorato en las afueras de Tolosa: desde su monasterio operaba el grupo más interno del Circulus Domini Canis. Procedía de la misma familia de Petreño, y tenía un grado de parentesco como de tío segundo de los monjes recién llegados, quienes eran primos entre sí. Ubicó a Pedro de Creta en un monasterio que albergaba a peregrinos laicos y luego habló con franqueza:

            –¡Lo sé todo! La Voz de la Sangre Pura me lo reveló en el momento de ocurrir. Y la mirada interna me permitió observar el Ritual de los Demonios. Ahora Ellos han partido rumbo al Templo de Melquisedec con la convicción de que consiguieron exterminar a la Casa de Tharsis. Poseemos, pues, una pequeña ventaja estratégica que debemos aprovechar acertadamente para salvar a la Estirpe de Tharsis. Este es el cuadro de situación: de España, sólo ustedes dos y la Vraya han sobrevivido; aquí, hay dos monjas, que son mis sobrinas Vrunalda y Valentina; y quedan dos Iniciados, uno en París y otro en Bolonia: a ellos ya envié mensajeros solicitándoles que se apersonen urgentemente en Tolosa. Caballeros: ¡hemos de sostener un Consejo de Familia!

 

            Quince días después estaban los siete reunidos en una cripta secreta, bajo la Iglesia del Monasterio de Rodolfo de Tharsis. En verdad, no había mucho por discutir, pues los seis restantes aceptarían todo lo que propusiese Rodolfo, de lejos el más Sabio de los Señores de Tharsis. Y no se equivocaban pues su plan, sencillo y efectivo, produjo resultados extremadamente contundentes contra la Estrategia enemiga, y permitió salvar a la Estirpe de Tharsis. Así lo expuso:

            –Ante todo, debo confirmaros que la Casa de Tharsis se debate como nunca frente a la alternativa de la extinción; y que las posibilidades de continuación de la Estirpe son mínimas: concretamente, ellas se basan en las dos Damas aquí presentes. No es desconocido para Vosotros que en toda la historia de nuestro linaje los Hombres de Piedra siempre han procedido de la herencia matrilineal: el mensaje de la Sangre Pura se transmite de hija a hija, y sólo de las Damas de Tharsis nacen los Hombres de Piedra y las Damas Kâlibur.[3] De aquí que la principal prioridad de la Estrategia a seguir consista en enlazar a estas Damas en matrimonios convenientes para nuestros fines. Esto quiere decir que tales matrimonios deben estar rigurosa-mente bajo nuestro control: ¡todo debe ser sacrificable en favor de la misión familiar, incluso un marido estéril!

            Asintieron con un gesto Vrunalda y Valentina.

            Rodolfo continuó hablando:

            –El Circulus Domini Canis dará a todos vosotros nuevas identidades pues, naturalmente, ya no regresaréis a donde estabais hasta ahora. Los Golen jamás deberán sospechar que estamos vivos ni que ninguno de nosotros pertenece al linaje de Tharsis. Sólo retomaremos nuestros nombres el día que logremos quebrar el Poder de los Golen, sea destruyendo sus Ordenes satánicas, sea fortaleciendo al máximo el Circulus Domini Canis. Mientras tanto, trabajaremos en secreto dentro de la Orden de Predicadores y nos ocuparemos de asegurar que los matrimonios de Vrunalda y Valentina den sus frutos.

            No podremos volver a España en tanto exista la posibilidad de ser descubiertos o reconocidos. Hay que mantener la ficción de que la Casa de Tharsis efectivamente se extinguió. Sé que eso significa dejar a la Vraya abandonada a su suerte, pero ello es preferible antes de arriesgar un nuevo asedio de los Inmortales en la Caverna Secreta. Recordad que muchos han muerto para conservar la Espada Sabia y que la Vraya será sólo una más de los que entregarán su vida por tal noble misión. Empero, algún día hemos de regresar a la Caverna Secreta para restituir la Guardia. Tendremos que preveer entonces el modo de recuperar el patrimonio de la Casa de Tharsis. Para eso nada parece mejor que llevar a cabo lo siguiente: existe un Iniciado en el Circulus Domini Canis, un joven Conde catalán, quien estaría dispuesto a ceder los derechos de su rico Señorío mediterráneo, en favor de un hijo de Alfonso III, a cambio del condado de Tarseval. Descuento que el Rey de Portugal concederá esa merced, habida cuenta de las ventajas obtenidas, en prestigio y rentas, para el beneficiario del Condado catalán. Todo será arreglado por la Orden, pero hay algo más: he pensado que este Conde es el consorte ideal para Vrunalda.

            Aquí la sorpresa se pintó en todos los rostros. Vrunalda, una joven de quince años que desde los trece era novicia en Fanjeaux, enrojeció. Rodolfo explicó su plan:  

            –No os asombréis, que pronto le hallaréis razón. Entiendo que ha de parecer locura la idea de enviar a Vrunalda a España, luego de los peligros que he confirmado y de la Estrategia que he propuesto, pero os mostraré como ello puede ser posible. Si obramos con cautela y nos tomamos un tiempo prudencial para ajustar detalles, por ejemplo unos cuatro años, nada permite anticipar más peligros o dificultades, por el contrario, la presencia de Vrunalda en las tierras de la Casa de Tharsis es necesaria para que el poder carismático de la Piedra de Venus actúe sobre su simiente. Por supuesto, no la enviaremos desprotegida, pues disponemos del poder de dotarla de una nueva personalidad, cuyo cambio difícilmente será notado por los Golen. El caso es que uno de los miembros alemanes del Circulus Domini Canis es un Señor Territorial vasallo de la Casa de Suabia, viudo desde hace muchos años y consagrado a la predicación dentro de la Orden. Al morir su esposa, este Noble nos confió su pequeña hija de nueve años como novicia del monasterio de Fanjeaux, la cual falleció tres años después, más o menos para la fecha que ingresó Vrunalda. He hablado con él, y está de acuerdo en que Vrunalda ocupe el lugar de su hija; incluso está dispuesto a jurar que ella es su legítima descendiente y a morir antes que traicionar tal juramento. Se llevará a Vrunalda a su Castillo en Austria y la presentará como su hija, que ha abandonado la vida religiosa por haber sido prometida a un Conde catalán. Durante cuatro años la integrará a las costumbres alemanas y le suministrará toda la información sobre su reciente familia. Espero que al cabo de ese tiempo, Vrunalda sea capaz de pasar por una Dama germana y responder a todos los interrogatorios sobre su linaje. Por lo pronto, aquí ya hemos sustituido las lápidas y adulterado las actas de defunción del monasterio, siendo así que quien murió, y fue sepultada hace tres años, sería en este momento Vrunalda de Palencia. ¿Qué opináis ahora de este plan?

            La sonrisa iluminó los semblantes de los Hombres de Piedra, evidenciando que confiaban plenamente en el plan de Rodolfo. Aprobaron cuanto éste había propuesto, y escucharon respetuosamente el final de su exposición:

            –Con respecto a Valentina, os diré que aún no he decidido nada y que habrá que buscarle un esposo que reúna las condiciones requeridas por nosotros. Mas, de cualquier manera, debe desaparecer definitivamente como miembro de la Casa de Tharsis. Por lo tanto, os anuncio también que Valentina de Palencia, monja domínica del convento de Fanjeaux, para todos los efectos legales falleció aquella noche en que la Peste azotó la Casa de Tharsis: su muerte está asentada en las actas y posee su propia sepultura en el cementerio de la Orden. Mientras preparamos su futuro, permanecerá oculta en una granja que poseemos en San Félix de Caramán. Tal pro-piedad pertenecía a un Noble del linaje de los Raimundos, que fuera quemado por Simón de Montfort durante uno de sus avances hacia Tolosa: el único heredero vivo, hereje confeso, fue obligado a ingresar de por vida en uno de los monasterios de clausura de la Orden de Predicadores. Tras su muerte, los derechos pasaron a la Orden, que ahora ha decidido venderlos a un Caballero Romano deseoso de vivir en estas regiones y poseedor de mucho oro para pagar. Ese Caballero, “Arnaldo Tíber”, no es otro que nuestro pariente recién llegado de Bolonia, aquí presente: su misión será, pues, llevar adelante la producción de la granja y reconstruir el Castillo, que hoy se encuentra en ruinas; también deberá casarse con una Dama elegida entre las familias de los Domini Canis. Valentina tendrá que pasar por su hermana, o sobrina, hasta que su situación esté resuelta. Momentáneamente, se alojará allí el Hombre de Piedra que viene de Toledo, y secundará en todo al supuesto Caballero romano. Tened presente que seréis vasallos del Conde de Tolosa y, por lo tanto, del Rey de Francia; mas, como la Orden de Predicadores se reservará los derechos religiosos de la donación, vuestra espada estará en realidad al servicio del Papa y de la Iglesia. Y sugiero que acomodéis en el castillo, como jefe de la guarnición o mayordomo, al Caballero viudo que os ha acompañado desde España: no me caben dudas que es persona de fiar.

 

            Las cosas sucedieron según las había planeado Rodolfo, con una sola excepción que no alteró los objetivos, como enseguida se verá.

            El Rey de Portugal hizo lugar a la solicitud del Caballero catalán, fuertemente apoyado por la Orden de Predicadores, y le concedió el Condado de Tarseval. Esto ocurría un año después que la Peste causara la extinción de la Casa de Tharsis y, para entonces, los Golen habían inspeccionado minuciosamente la Villa de Turdes y la Residencia Señorial. Se irían convencidos de que no quedaban Señores de Tharsis con vida, no obstante lo cual extenderían la búsqueda a toda España y luego al resto de Europa. Pero aquellas indagaciones darían resultados negativos; o positivos, según su punto de vista, pues en todos los sitios donde habitaran los miembros de la Estirpe condenada, comprobaban que el paso de la Peste no había dejado sobrevivientes.

            El flamante Conde de Tarseval repobló la Villa de Turdes con quinientas familias de Barcelona y asentó una guarnición en la Residencia Señorial de trescientos soldados catalanes. Donde se encontraba la Capilla, al pie de la Sierra Candelaria, mandó construir una pequeña fortaleza compuesta de una torre y muralla: en adelante, aquel lugar estaría siempre bajo la observación de los centinelas del Condado. No habiendo Noyos ni Vrayas que hiciesen guardia en la Caverna Secreta, lo mejor sería mantener vigilancia sobre la Sierra para alejar a los curiosos o posibles sospechosos. Tres años después, el Conde de Tarseval viajó a Austria y contrajo enlace con Vrunalda, transformada ahora en Dama germana. La Residencia Señorial, remodelada y fortificada por los catalanes, recibió entonces a aquella tímida Señora, que jamás acababa de aprender la lengua de Alfonso X y prefería pasar las horas rezando en la iglesia de la Gruta antes que gozar de las costumbres cortesanas.

            La familia resultó prolífica en hijos e hijas con lo que la continuidad de la Estirpe de Tharsis quedó hasta cierto punto asegurada. Por lo demás, el Condado disfrutó de relativa tranquilidad durante los años siguientes, debido especialmente al cuidado que puso el Conde en no dejarse arrastrar por las luchas de intereses que sostenían los monarcas de Portugal y Castilla. Cuando el Rey Sancho IV reincorpora la región de Huelva, y le concede su señorío con carácter vitalicio a Don Juan Mate de Luna, el Condado de Tarseval pasa sin problemas a la corona de Castilla, quien confirma los derechos y las armas del Conde catalán. Igual respeto mostrarían Fernando IV  y los sucesivos propietarios y Señores del país de Huelva. En resumen, la familia que se desarrollaba en España, en los antiguos dominios de la Casa de Tharsis, cumpliría con creces las metas propuestas por Rodolfo y los Señores del Perro, aunque conservaría hasta mediados del siglo XIV el secreto de su linaje.

 

            Pero no todo ocurrió como Rodolfo lo esperaba: hubo una excepción, mas, como dije al comienzo, ello no modificó los objetivos de la Estrategia. El problema lo planteó Valentina, que era una joven llena de dones pero extremadamente apasionada. Rodolfo había concertado con un Señor de Flandes, partidario, tanto él como su familia, de los Domini Canis, el compromiso de casamiento entre su hijo y Valentina: el prometido, un Capitán a las órdenes del Duque de Flandes, estaba ciertamente conforme con la boda. Pero no así Valentina. ¿Por qué?: lo que nadie imaginó en aquel Consejo de Familia, había ocurrido en San Félix de Caramán; Valentina se había enamorado perdidamente de Pedro de Creta. Natural-mente, algo tenía de especial el Caballero bizantino puesto que ya había sido amado por otra Dama de Tharsis, su finada esposa. Pero la pasión que esta vez despertó en el Frío Corazón de Valentina, superó todos los argumentos de Rodolfo y todo razonamiento o consejo de los Hombres de Piedra; la Dama no atendía razones: o se casaba con Pedro de Creta o la Estrategia de supervivencia de la Estirpe no pasaría por ella. ¿Y qué decía a todo esto Pedro de Creta? Sin dudas estaba también enamorado, pero, afirmaba, el juramento contraído frente a su familia asesinada lo inhibía para formalizar otro casamiento: antes debía tomar venganza, castigar de algún modo a los malditos Golen. Con ese propósito había llegado hasta allí y aún aguardaba ser orientado hacia la guarida de los Demonios. Pero su pa-ciencia se agotaba y, si no obtenía pronto la dirección requerida, partiría solo, poniendo su rumbo, como Caballero errante, en manos de Dios.

            Como se ve, la situación era enredada pero no imposible de resolver. El dilema que podría presentar Pedro de Creta, sobre si sería o no digno de desposar a una Dama de Tharsis, ya estaba dilucidado de entrada con su anterior matrimonio. Su familia pertenecía a la nobleza bizantina; en el reparto de una herencia, había salido mal parado por las intrigas de ciertos familiares y, finalmente, se vio obligado a huir. Uno de los Señores de Tharsis lo conoció en Constantinopla y le ofreció aquel puesto en España. Tenía ahora treinta y ocho años; y ya expuse las circunstancias de su viudez. En principio, pues, no existía impedimento insalvable para que se concretase el anhelo de Valentina: todo se reducía a convencer al Caballero sobre la importancia de aquella unión. Pero tampoco sería tarea fácil conseguirlo, ya que habría que brindar explicaciones; y muchas. Un nuevo Consejo de Familia decidió al fin anular el compromiso con el Señor de Flandes y hablar claro con Pedro de Creta.

            Se le dijo la verdad. Se le hizo comprender que el terrible poder de los Golen no podía ser enfrentado por hombre alguno si contaba sólo con la sangre y la espada: era necesaria, también, la Sabiduría; y a Ella podría encontrarla entre los Domini Canis, con quienes le ofrecían integrarse. Pero no le ocultaron el peligro mortal que correría si su boda con Valentina de Tharsis fuese descubierta: sería consciente, dolorosamente consciente, de que en tal caso su familia podría ser nuevamente exterminada por los Golen. Pedro de Creta entendió así que el mayor daño posible al Enemigo lo causaría la constitución de una familia de la sangre de Tharsis que perpetuase en secreto la herencia del linaje. ¡Y entonces sí se mostró dispuesto a seguir el plan de Rodolfo de España!

            La presencia de Pedro de Creta se justificó por la amistad que tenía con el Barón de San Félix, esto es, con el “Caballero romano” que representaba el Hombre de Piedra, y luego por el matrimonio con la “hermana” de éste, una joven castellana de nombre Valentina. La pareja pasó gran parte de su vida recluída en el Castillo, así como la familia de Arnaldo Tíber, sin despertar jamás las sospechas del Enemigo sobre su verdadero origen. Para la explotación de la propiedad, y cubrir toda posible suspicacia entre los aldeanos, los castellanos contaron con la ayuda inestimable de una familia de villanos a quienes se había enfeudado la granja. Los Nogaret, que así se llamaban, provenían de un antiguo linaje occitano profundamente compro-metido con la “herejía cátara”, es decir, con la Sabiduría Hiperbórea. Varios de sus miembros fueron quemados por Simón de Montfort durante el sitio de Albi; el resto de la familia habría corrido igual suerte si los Domini Canis no la hubiesen protegido, aceptando en los tribunales inquisidores, que controlaban, su conversión al catolicismo y trasladándola a San Félix de Caramán. A estos bravos Cátaros, leales hasta la muerte y valientes hasta la temeridad, los unía con los Señores del Perro un mismo odio hacia la Iglesia Golen y su Dios Creador Jehová Satanás: sólo esperaban una oportunidad para contribuir en la lucha contra los planes de la Fraternidad Blanca. Y esa oportunidad los Señores del Perro se la ofrecieron, treinta años más tarde, a Guillermo de Nogaret.

 

            Pedro de Creta y Valentina de Tharsis procrearon cuatro hijos, quienes habitaron toda su vida en San Félix. Fueron seis nietos suyos, junto a otros diez familiares de Arnaldo Tíber, los que recién retornaron a España a partir del año 1315: y entre ellos iba Enrique Cretez, ante-pasado directo de Lito de Tharsis. Es claro así, Dr. Siegnagel, por qué me he detenido tanto en hablar sobre ellos: Yo desciendo directamente de aquella pareja formada por Pedro y Valentina.

 

 

 

 

Trigesimocuarto Día

 

 

 

Al iniciarse el siglo XIII, los planes de la Fraternidad Blanca parecían cumplirse inexorablemente: y sin embargo fracasaron. ¿Qué ocurrió, entonces?”. Esta era, Dr. Siegnagel, la pregunta planteada en el Día Decimoctavo. La respuesta, que ahora podrá comprender con mayor profundidad, afirmaba que dos causas exotéricas y una esotérica, y fundamental, explicaban el fracaso; sintéticamente, las causas exotéricas se centraban en dos hombres de la Historia, Federico II de Alemania y Felipe IV de Francia; empero, ellos sólo expresaban la acción de ciertas fuerzas ocultas, a las que denominé “oposición de la Sabiduría Hiperbórea”. La primer causa exotérica y la oposición de la Sabiduría Hiperbórea ya fueron expuestas. Faltaría ahora, para completar la explicación, mostrar cómo el Circulus Domini Canis aplica el Golpe de Gracia a la Estrategia enemiga dirigiendo contra sus planes los actos de Felipe IV de Francia, la segunda causa exotérica.

 

            En 1223 moría Felipe II Augusto, un Rey anestesiado por los Golen, que permaneció indiferente durante la Cruzada contra los Cátaros y permitió la consolidación de la Orden del Temple en Francia. Le sucedería Luis VIII el León, monarca física y espiritualmente débil, que participaría en 1226 de la segunda Cruzada contra los Cátaros y moriría ese mismo año. Desde entonces, y hasta 1279, gobierna Luis IX el Santo, quien deja definitivamente zanjada la cuestión del Languedoc al incorporar todos los territorios a la Corona de Francia por el casamiento, obligado, de la única hija del Conde de Tolosa con su hermano Alfonso de Poitiers. Posteriormente, el Rey güelfo de Aragón Jaime I confirmaría a Luis IX las conquistas territoriales occitanas cediendo, en el tratado de Corbeil de 1257, los derechos de Aragón sobre Carcasona, Rodes, Lussac, Bezier, Albi, Narbona, Nimes, Tolosa, etc., traicionando con ello la Causa por la que su padre, Pedro II, muriera en la batalla de Muret luchando contra Simón de Montfort; también cedería su hija Isabel para esposa de Felipe III, hijo de Luis IX. Es que este Jaime I era aquel niño que Pedro II había entregado como rehén a Simón de Montfort “para su educación”: muerto Pedro II, una delegación de Nobles catalanes gestionó frente a Inocencio III la devolución del niño, a lo que el Papa Golen accedió con la condición de que fuese educado por los Templarios de España, esto es, en la Fortaleza de Monzón, la misma donde Bera y Birsa asesinaran a Lupo de Tharsis, a Lamia, y a Rabaz. Tenía seis años Jaime I cuando fue puesto en manos de los Templarios, quienes se dedicarían durante varios años a lavarle prolijamente el cerebro y a convertirlo en un instrumento de su política sinárquica: no ha de sorprender, pues, su conducta poco solidaria con la Causa de la muerte de su padre ni la crítica que sobre los actos de éste vierte en su libro de memorias. Muy opuesta a la política güelfa de Jaime I sería, en cambio, la conducta de su hijo Pedro III el Grande, quien se jugaría entero frente a la teocracia papal.

            Así pues, al morir Luis IX el Santo, en 1270, ocupa el trono su hijo, Felipe III, llevando como Reina a Isabel de Aragón, hermana de Pedro III. En esa Epoca ocurren los hechos que he narrado ayer, vale decir, el Conde catalán reconstruye el Condado de Tarseval y Valentina se enamora de Pedro de Creta. Felipe III gobernaría hasta 1285, fecha en que le sucedería Felipe IV, el brazo ejecutor de los Domini Canis. Mas ¿qué sucede mientras tanto en la cima del Poder Golen, es decir, en el papado? Para responder hay que remontarse a la muerte de Federico II, cuando se enfrentaba en una guerra exitosa contra Inocencio IV, una guerra que amenazaba terminar para siempre con los privilegios papales: en esas circunstancias, los Golen lo hicieron envenenar en 1250. Pero el Emperador ya había causado un daño irreparable a la unidad política europea y dejaba en Italia un partido gibelino fuertemente consolidado que no se sometería fácilmente a la autoridad papal. Cabe destacar que el odio que los Golen experimentaban entonces hacia la casa de Suabia era sólo superado por el que volcaron durante milenios sobre la Casa de Tharsis: a aquella Estirpe, como a ésta, habían jurado destruir sin piedad.

            Inocencio III y los Papas siguientes, deciden despojar a los Hohenstaufen de todos sus derechos sobre Italia, es decir, sobre Roma, Nápoles y Sicilia, e impedir que algún miembro de esa Casa accediese al trono imperial. A Federico II le sucede su hijo Conrado IV, rápidamente excomulgado por Inocencio IV: muere en 1253 dejando como heredero a su único hijo, el pequeño Conradino, nacido en 1252. Como regente del niño, gobierna Sicilia Manfredo, hijo natural de Federico II. Excelente general, este Rey continúa la guerra emprendida por su padre contra el papado Golen: recibe tres excomuniones de Urbano IV, arma terrible de la época pero que no hace mella en el poderoso ejército sarraceno que ha formado. Manfredo vence en todas partes y amenaza concluir la obra purificadora de Federico II; y para desventura de Urbano IV, casa a su hija Constanza con el infante Pedro de Aragón, es decir, con el futuro Rey Pedro III. Es entonces cuando los Golen deciden realizar una maniobra ambiciosa, que sería inicialmente exitosa pero que finalmente causaría la ruina de sus planes: intentan reemplazar a la Casa de Suabia de Alemania por la Casa de los Capetos de Francia en el papel de ejecutora de los planes de la Jerarquía Blanca.

            Pese a lo que se diga, el plan no era descabellado pues, particularmente fortalecidos, pero a su vez divididos por el carácter feudal de sus Estados, los Señores Territoriales alemanes podían ser fácilmente debilitados en sus aspiraciones imperiales; de hecho el Interregno, el período actual en el que no existía acuerdo para elegir al Rey de Alemania, podía mantenerse indefinidamente. Sería ésa, entonces, la ocasión de apoyar al Rey de Francia y asignarle el papel que en un tiempo se le confió a Federico II. Pero los Golen no pensaban en el presente Rey Luis IX, personalidad fuerte y difícil de manejar, sino en su sucesor Felipe III, más débil e influenciable por los clérigos de su corte. Urbano IV ofrece el trono de Sicilia a Luis IX pero el Rey de Francia no acepta pues considera legítimos los derechos de la Casa de Suabia: quien sí acepta es su hermano Carlos de Anjou, Conde de Provenza. Este Caballero, héroe de las Cruzadas, quiere ser Rey como sus hermanos y acepta convertirse en verdugo de la Casa de Suabia. Con su intervención en los asuntos de Italia, los Golen logran comprometer a Francia en su política teocrática y se preparan a restaurar el Poder del papado según la concepción de Gregorio VII e Inocencio III: después vendrá, suponen, el Gobierno Mundial y la Sinarquía del Pueblo Elegido.

            De acuerdo a la organización feudal de los provenzales, los Señores sólo cedían tropas por cuarenta días, y a condición de no transportarlas a demasiada distancia. No pudiendo sacar nada por ese lado, la Orden Cisterciense le financia a Carlos de Anjou un ejército mercenario de treinta mil hombres. Aquella tropa de aventureros sin ley penetra en Italia en 1264 y derrota completamente a Manfredo en la batalla de Benevento: luego se entregarían a matanzas y saqueos sin par, sólo comparables a las invasiones bárbaras. En la mencionada batalla, además de Manfredo, perdieron la vida muchos Caballeros del bando gibelino, entre ellos el padre de Roger de Lauría, niño que se criara en la cámara del Rey de Aragón, Pedro III, pues su madre era Dama de Compañía de la Reina Constanza; Roger de Lauría fue, por supuesto, el genial almirante de la armada catalana, la más poderosa de su Epoca, con la que Pedro III conquistó el reino de Sicilia años más tarde.

            Muerto Manfredo, y desbaratado el partido gibelino, sólo queda el niño Conradino en Suabia como último retoño viril de los rebeldes Hohenstaufen. Carlos de Anjou acuerda con Urbano IV la usurpación de sus derechos: se hace proclamar Rey de Nápoles y se apodera de Sicilia. Inmediatamente establece un régimen de terror, orientado principalmente contra el bando gibelino; las expropiaciones de bienes y títulos, ejecuciones y deportaciones, se suceden sin cesar; en poco tiempo los franceses son tan odiados como los sarracenos de Tierra Santa. Una de las víctimas más ilustres es Juan de Prócida, el Sabio de las Cortes de Federico II y Manfredo: miembro de una noble familia gibelina, Señor de Salerno, de la isla de Prócida, y de varios Condados, no sólo sería despojado de sus títulos y bienes, sino que Carlos de Anjou cometería una cobarde violación con su esposa e hija; sólo salvaría la vida merced a la admirable prudencia con la que supo tratar al Papa Golen Urbano IV.

            Un gran clamor se eleva en los años siguientes contra la dominación francesa. En 1268 Conradino, que a la sazón contaba con dieciséis años, acude a Italia al frente de un ejército de diez mil hombres, confiando que en la península se le unirían más tropas. Carlos lo aniquila en Tagliacozzo, haciendo pasar horrible suplicio a los Caballeros que logra tomar prisioneros. Conradino, el último Hohenstaufen, trata de embarcarse para huir de Italia pero es traicionado y conducido a poder de Carlos de Anjou. Se suscita un pedido unánime para que el nieto de Federico II sea perdonado, pero Clemente IV se muestra inflexible: “la muerte de Conradino es la vida de Carlos de Anjou”; los Golen no están dispuestos a suspender el exterminio de la Estirpe que tanto mal causó a los planes de la Fraternidad Blanca.

            Luego de una parodia de juicio, Conradino es condenado a muerte en Nápoles. Antes de entregar la cabeza al verdugo, el niño demuestra su gallardía mediante un gesto que significará, a corto plazo, la virtual derrota de Carlos de Anjou: se quita un guante y lo arroja a la multitud que ha venido a observar la ejecución, mientras grita: ¡Desafío a que un verdadero Caballero de Cristo vengue mi muerte a manos del Anticristo! Un instante después es decapitado ante la presencia de Carlos de Anjou, el legado papal, numerosos Cardenales y Obispos, y decenas de Golen que no pueden ocultar su regocijo por la extinción del linaje de los Hohenstaufen: en ese momento sólo quedaba vivo el Rey de Cerdeña Enzo, hijo de Federico II, pero prisionero de por vida en un Castillo de Boloña desde 1249, quien sería prontamente envenenado para mayor seguridad. No obstante, el gesto de Conradino no sería en vano, pues aún quedaban Caballeros dispuestos a luchar contra las fuerzas satánicas: el guante es recogido por Juan de Prócida en nombre de Pedro III de Aragón, esposo de Constanza de Suabia. La hija de Manfredo, y prima hermana de Conradino, es ahora la legítima heredera de los derechos que la Casa de Suabia tiene sobre el trono de las dos Sicilias y la única esperanza del partido gibelino.

            Hay que ver en la acción desplegada desde entonces por Juan de Prócida, otro aspecto de la oposición de la Sabiduría Hiperbórea a los planes de la Fraternidad Blanca, vale decir, de la causa esotérica del fracaso de dichos planes. En efecto, aquel gran Iniciado Hiperbóreo se refugió en Aragón, junto a otros ilustres perseguidos por Carlos de Anjou y los Golen, y fue incorporado a la nobleza aragonesa. El Rey le otorgó varios Señoríos en Valencia, desde donde tomó contacto con el Circulus Domini Canis y se integró a su Estrategia. A él, más que a nadie, corresponde el mérito de haber persuadido a Pedro III sobre la justicia de la Causa gibelina. Durante años este Señor del Perro asesora al Rey de Aragón sobre los asuntos de Italia y planifica el modo de conquistarla; le secundan con ánimo entusiasta, Constanza, que desea vengar a su padre Manfredo y a la destrucción de su familia, Roger de Lauría, Conrado Lancia, y otros Caballeros sicilianos no iniciados. En 1278 Pedro III se siente lo suficientemente fuerte como para llevar a la práctica su proyecto siciliano. Envía entonces a Juan de Prócida en misión secreta a Italia y Medio Oriente.

            El Caballero siciliano viaja vistiendo el hábito domínico. Se entrevista con los principales representantes del partido gibelino de Italia y Sicilia, quienes prometen ayudar al Rey de Aragón, y en 1279 llega a Constantinopla para pactar con el Emperador Miguel Paleólogo, que está por ser atacado con una flota por Carlos de Anjou. Sin embargo, hecho que Carlos de Anjou no sospecha, no existe en ese momento en el mundo flota más poderosa que la armada catalana del Rey de Aragón. El bizantino contribuye con treinta mil onzas de oro para sostener la campaña y Juan emprende el regreso, previo paso por la isla de Sicilia; allí recoge el compromiso del Noble Alécimo de Leutini, y otros, de preparar un alzamiento contra los franceses; todas estas gestiones obedecen a la Estrategia de Pedro III, que desea evitar un enfrentamiento directo entre Francia y Aragón y prefiere que el cambio surja de un complot local contra Carlos de Anjou.

            En 1281 todo está listo para la revuelta cuando una maniobra de los Golen obliga a suspender los movimientos. Carlos de Anjou fuerza en Viterbo la elección de Simón de Brieu, un Cardenal francés altamente esclarecido sobre los planes de la Fraternidad Blanca, que profesa un odio feroz hacia la Casa de Suabia y la Causa gibelina. Toma el nombre de Martín IV e inmediatamente desata una terrible persecución de gibelinos en toda Italia: evidentemente los Golen sospechan que algo se trama contra Carlos e intentan detenerlo. Martín IV es un típico exponente de la mentalidad Golen, a la que entonces se llamaba impropiamente “güelfa”: de la pasta fanática de Gregorio VII e Inocencio III, posee además la crueldad de un Arnauld Amalric; por su instancia las matanzas, violaciones y saqueos se suceden sin cesar, sometiendo a los sicilianos a un régimen de terror insoportable: al final la misma Roma acabará rebelándosele. Pero en 1282 ese estado de cosas toca a su fin en Sicilia. Durante la celebración de la pascua, el 30 de marzo, un soldado francés intenta abusar de una joven siciliana en Palermo y, al grito de “mueran los franceses”, estalla la insurrección general: los franceses son exterminados en Palermo, Trápani, Corleone, Siracusa y Agrigento; en un día mueren ocho mil y el resto debe huir precipitadamente de la isla. Al mes no se podía hallar francés vivo en toda Sicilia.

            Fueron aquellas reacciones populares las famosas “Vísperas Sicilianas”, que no ocurrieron al azar puesto que en esos días había zarpado de Barcelona Pedro III con su poderosa armada y se encontraba en Africa, a escasa distancia de Sicilia. Sus proyectos, largamente elaborados, se llevaron a cabo con gran precisión; en junio avista varias naves sicilianas: son embajadores de Palermo que vienen a ofrecer la Corona de Sicilia al Rey de Aragón y a la Reina Constanza. Poco después desembarca en la isla en medio del júbilo general del pueblo, que se veía con ese acto de soberanía libre para siempre de la dominación francesa y güelfa. No se trataba, pues, de invasión sino de una legítima elección real: el pueblo siciliano, librado por sus propios medios de la ocupación francesa se daba sus propios reyes, restaurando así los derechos antiguos de la Casa de Suabia en la persona de la nieta de Federico II. Pero los Golen no se tragan el anzuelo.

            Observe, Dr. Siegnagel, que nuevamente los Golen parecían tener ganada la partida: no existían ya los herejes Cátaros, ni se dejaba sentir la presencia del Gral, ni había un pretendido Emperador Universal como Federico II que disputase al Papa el Poder Espiritual, ni siquiera había Rey en Alemania, y sí un Rey en Francia, Felipe III, completamente controlado por la Iglesia, y una Sinarquía Financiera Templaria en plena marcha, y un Rey francés, Carlos de Anjou, ocupando las dos Sicilias y manteniendo a raya a los luciféricos gibelinos. Pero de pronto el Golpe de Pedro III, que ellos no podían preveer porque era un producto de la Alta Estrategia de los Domini Canis, hacía resurgir el peligro del gibelinismo y amenazaba con el fracaso a los planes de la Fraternidad Blanca. Los Golen no lo iban a permitir impunemente. En  noviembre de ese año Martín IV fulmina la excomunión contra Pedro III y lo conmina a retirarse de Sicilia y amar a Carlos de Anjou, fiel vasallo del Papa. Ante la indiferencia del aragonés repite la excomunión en enero y marzo de 1283, preparando la mano para asestar a éste una puñalada por la espalda: en la última bula, en efecto, afirma que el Reino de Aragón es vasallo del Papa por compromiso de Pedro II, el abuelo de Pedro III muerto en la batalla de Muret, y que el Pontífice tiene la facultad de nombrar como Rey a quien mejor le pareciere; quita pues la Corona al excomulgado aragonés y priva de los sacramentos de la Iglesia a los pueblos y lugares que le obedecieren. El plan Golen consistía en librar una lucha a muerte contra Pedro III y ensanchar el Dominio de Francia a costa del de Aragón: sería el paso previo para que un Rey de la Iglesia fuese elevado al trono de un Gobierno Mundial, apoyado por la Sinarquía Financiera Templaria, y preparase los medios para instaurar la Sinarquía Universal.

            En ese plan, evidentemente, los Golen subestiman a Pedro III. En verdad, todos se equivocan con el aragonés pues ignoran la fuerza espiritual que ha desarrollado por influencia de Juan de Prócida y los Domini Canis. Mas éste pronto da muestras de poseer un valor a toda prueba; una intrepidez sin límites; una lealtad inquebrantable hacia los principios de la Sabiduría Hiperbórea, esto es, a la herencia de la Sangre Pura de su Estirpe, que le concede el derecho divino de reinar sin pedirle cuenta a nadie más que a Sí Mismo; y un monolítico sentido del Honor, que le dicta su Espíritu, y que lo impulsa a luchar hasta la muerte por su ideal, sin claudicar jamás. Formidable enemigo es el que han desafiado esta vez los Golen.

            La puñalada por la espalda significaba comprometer al Reino de Aragón en una guerra con Francia, lo que Pedro III justamente procuraba evitar. Creen los Golen que la presencia de Pedro III en Aragón dejará la plaza de Sicilia libre a Carlos de Anjou para consumar una nueva ocupación. Pero la isla, protegida por la armada catalana, se ha convertido en una Fortaleza inexpugnable: Pedro III se retira tranquilamente a Aragón en 1283 dejando la defensa en manos del temerario y afortunado almirante Roger de Lauría. Carlos de Anjou posee la segunda flota importante del Mediterráneo, financiada por la Orden cisterciense de Provenza, por el Reino de Nápoles, y por el Papa, pero no acierta a plantear una táctica coherente para enfrentar a Roger de Lauría, quien en sucesivos choques la irá destrozando inexorablemente. Luego de hundir algunas naves y capturar otras, se apodera de las islas de Malta, Gozo y Lípari; después se dirige a Nápoles y tiende una celada a los franceses mostrando sólo una parte de su escuadra. Carlos de Anjou está ausente y su hijo, Carlos el Cojo, Príncipe de Salerno, decide responder al desafío pensando en una fácil victoria: se lanza entonces en persecución de los catalanes con todas las galeras disponibles, chocando a poco con el resto de la armada enemiga. Fue aquélla la más importante batalla naval de la Epoca, en la que Roger de Lauría echó a pique gran número de galeras francesas, capturó otras tantas, y sólo muy pocas lograron escapar. Esta suerte no tuvo la nave capitana, que fue capturada por Roger en persona y en la que se encontraban Carlos el Cojo, Jacobo de Brusón, Guillermo Stendaro, y otros valerosos Caballeros provenzales e italianos. El hijo de Carlos de Anjou es llevado prisionero a Sicilia, donde todos reclaman su ejecución en venganza por la muerte de Conradino; sin embargo, ¡Oh misterio de la nobleza espiritual hiperbórea!, es la Reina Constanza quien lo salva y manda que lo confinen en Barcelona.

            Días después de la derrota de su hijo llega Carlos de Anjou a Gaeta mas no se atreve a atacar a los españoles; esa indecisión es aprovechada por Roger para asolar la guarnición de Calabria y hacerse de varias plazas continentales; en corto tiempo Sicilia dispone de un Gobernador en Calabria que amenaza, ahora por tierra, el dominio francés de Nápoles. Mas, cuando Carlos se decide enviar el resto de su armada a las costas de Provenza, para apoyar el avance del Rey de Francia, sus naves son tomadas entre dos fuegos frente a Saint Pol y derrotadas completamente por Roger de Lauría: ese desastre, que costó siete mil vidas francesas, representó el fin del poderío naval napolitano de Carlos de Anjou.

            A todo esto, Martín IV descarga en 1284 el golpe que, piensa, será mortal para el aragonés: mediante una Bula ofrece las investiduras de Aragón, Cataluña y Valencia al Rey de Francia para uno de sus hijos no primogénito. Acepta Felipe III en nombre de su hijo Carlos de Valois y se apresta a invadir Aragón. La gigantesca empresa guerrera será financiada ahora por toda la Iglesia de Francia. Y, como en tiempo de los Cátaros, Martín IV publica una Cruzada contra el excomulgado Rey de Aragón: las órdenes benedictinas, cluniacense, cisterciense y Templaria, agitan a Europa entera llamando a combatir por Cristo, a cruzarse contra la abominable herejía gibelina de Pedro III. Pronto Felipe III, que es también Rey de Navarra, reúne en ese país un ejército integrado por doscientos cincuenta mil infantes y cincuenta mil jinetes, formado principalmente por franceses, picardos, tolosanos, lombardos, bretones, flamencos, borgoñones, provenzales, alemanes, ingleses, etc.

            Con el concurso de cuatro monjes tolosanos que revelan a Felipe III un paso secreto por los Pirineos, los Cruzados invaden Cataluña en 1285. Rodeando al Rey, y animándolo permanentemente, van los principales Golen cistercienses, que consideran esa guerra cuestión de vida o muerte para sus planes de dominación mundial: difícilmente aquel Rey, que en modo alguno merecía el apodo de “el Atrevido”, se hubiese lanzado a la aventura de la cruzada sin la insistencia sostenida de Martín IV y la presión de los Golen franceses. El legado Papal advierte a Pedro III “que debe obedecer al Pontífice y entregar sus Reinos al Rey de Francia”, a lo que el aragonés responde: “es fácil tomar y dar Reinos que nada han costado. El mío, comprado con la sangre de mis abuelos, deberá ser pagado al mismo precio”. En Cataluña la resistencia se torna encarnizada; todas las clases sociales apoyan a Pedro III en lo que se presiente como una Guerra Total. Los Caballeros aragoneses, los infalibles ballesteros catalanes, los feroces guerreros almogávares, los sirvientes y combatientes del pueblo, detienen, hostilizan e infligen permanentes derrotas a los Cruzados. Al fin, una epidemia termina por desmoralizarlos y optan por retirarse a los Pirineos. Pero en el Collado de Paniza los está esperando Pedro III, que se ha adelantado a cortarles el paso, y se libra durante dos días la gran batalla. El ejército francés resulta aniquilado: de los trescientos mil Cruzados sólo cuarenta mil regresan vivos; el rey Felipe III muere en la campaña y a Francia le será imposible ya la conquista de Aragón. Es en estas circunstancias que accede al trono de Francia Felipe IV, el Hermoso.

 

 

 

 

Trigesimoquinto Día

 

 

 

El 7 de Enero de 1285 muere Carlos  de Anjou, enfermo y desesperado. En Marzo de 1285 fallece el Papa Golen Martín IV. Felipe III, Rey de Francia, perece el 5 de Octubre de 1285. Y al finalizar aquel fatídico año, el 11 de Noviembre de 1285, expira Pedro III de Aragón, el Rey que consiguió vencer a la fuerza conjunta de los tres precedentes y frustrar en gran medida los planes de la Fraternidad Blanca. A su muerte, sus Reinos se reparten entre sus hijos, ciñendo Alfonso la triple Corona de Aragón, Cataluña y Valencia, y Jaime la de Sicilia, sucedido por Fadrique I. Pero Juan de Prócida, y los Señores del Perro, continúan asesorando a los Reyes de Aragón.

            Así pues, con la muerte de Felipe III, los Golen suponen que sus planes están momentáneamente retrasados. Mas, ¿sólo momentáneamente retrasados o sus planes están definitivamente frustrados, sin que Ellos consigan advertirlo a tiempo? Como se verá enseguida, solo demasiado tarde comprobarán los Golen que algo muy extraño le ha ocurrido al sucesor de Felipe III. En efecto, aquel Rey, cuya educación fue confiada a los monjes más eruditos de Francia, esto es, a los domínicos, se había convertido en un Iniciado Hiperbóreo, en un potencial enemigo de los planes de la Fraternidad Blanca. ¿Cómo ocurrió tal herejía? ¿Quién lo inició en la Sabiduría Hiperbórea? La respuesta, la única respuesta posible, sería la increíble posibilidad de que dentro de la Iglesia, en la Orden de los Predicadores, existiese una conspiración de partidarios del Pacto de Sangre, un conjunto de Iniciados en la Sabiduría de los Atlantes Blancos. No sos-pechan por supuesto, de los Señores de Tharsis, a quienes consideran definitivamente extinguidos, y no aciertan a descubrir oportunamente a los culpables del desastre: el golpe será demasiado conmocionante para asimilarlo con la necesaria rapidez. Y esa perplejidad inevitable, esa sorpresa paralizante causada por la Alta Estrategia de los Señores de Tharsis y el Circulus Domini Canis, señalaría el principio del fin de la Estrategia enemiga: a partir de entonces, luego que Felipe IV desempeñase brillante-mente su misión, los Golen y la Fraternidad Blanca tendrían que esperar hasta el siglo XX antes de disponer de otra oportunidad histórica para instaurar el Gobierno Mundial y la Sinarquía del Pueblo Elegido.

            Como dije, los Golen no conseguirían contrarrestar las consecuencias de la nueva situación. Habían maniobrado por varios años para fortalecer en Europa a la Casa de Francia y de su seno les surgía un Rey hostil a la hegemonía papal. Habían cedido el terreno de la enseñanza académica a los monjes domínicos y resultaría que entre ellos estaban infiltrados los enemigos del Dios Uno. Y, lo que era peor, a aquella Orden de Predicadores se les había confiado el Tribunal del Santo Oficio, encargado de inquirir sobre la fe. Hasta entonces, la Inquisición les permitía eliminar o neutralizar oposiciones bajo la amenaza de la acusación de herejía, pero, y esto lo asumían claramente, los mayores herejes eran ellos: en adelante, deberían obrar con cautela porque sino, a semejanza del jiu jitsu, la propia fuerza del atacante podría ser vuelta en su contra.

            Imposibilitados de someterlo a la autoridad papal, los Golen intentarían infructuosamente eliminar a Felipe IV, fracaso que se debió al cerco de seguridad que los Domini Canis tendieron en torno del Rey; cuando finalmente lograron envenenarlo, en 1314, Felipe IV había reinado veintinueve años y cumplido con Honor la misión encomendada: y ante la grandeza de su obra, nada cuentan las calumnias de una Iglesia Golen derrotada y de un Pueblo Elegido que vio perderse su oportunidad histórica, aunque hayan sido repetidas sin fundamento a lo largo de setecientos años.

            Mas, durante los veintinueve años de su reinado, tampoco dispondrían de alguna personalidad política equivalente para reemplazarlo u oponerle. El Rey de Inglaterra, Eduardo I, si bien interviene en los asuntos europeos, sólo lo hace indirectamente en tiempos de Felipe el Hermoso, especialmente a través de sus aliados, el Conde de Flandes y el Duque de Guyena: su guerra encarnizada contra los escoceses lo mantiene ocupado en la isla británica. Y en Alemania, el güelfo Rodolfo de Habsburgo, elegido en 1273 para poner fin al Interregno, muere en 1291 dedicado a guerrear contra los gibelinos y a acrecentar los bienes de su Casa; le sucede Adolfo de Nassau, quien sólo reina seis años trabado en lucha con los hijos de Rodolfo; y sigue luego Alberto I, que se entendería pacíficamente con Felipe IV y convendría con éste en que el curso del Rin sería la frontera entre Francia y Alemania. Nada podían hacer los Golen con estos soberanos para enfrentar a una personalidad como Felipe el Hermoso; y ya sabemos lo que podían esperar de los Reyes de Aragón y Sicilia. Quiero mostrarle con esto, Dr. Siegnagel, que al perder el control sobre el Rey de Francia, la Estrategia de los Golen se veía seriamente comprometida.

            Durante cincuenta años el Circulus Domini Canis aguardó su oportunidad. Esta se presentó con Felipe IV, sobre el que ejercieron gran influencia desde su infancia, dado el alto número de instructores del infante que se contaban entre sus filas. Al morir Felipe III, su hijo tenía diecisiete años y había sido iniciado secretamente en la Sabiduría Hiperbórea. Es posible afirmar, pues, que al comenzar a reinar, ya disponía de un proyecto claro sobre su misión histórica; y tenía también a su lado los hombres que lo asesorarían y le permitirían ejecutar sus ideas. Porque conviene diferenciar claramente entre dos objetivos, complementarios, que se ponen como meta en ese momento: uno es el propuesto por el Circulus Domini Canis, y ya explicado, que procuraba, simplemente, detener la Estrategia enemiga e impedir que los Golen concretasen la Sinarquía del Pueblo Elegido; otro es un objetivo que, entonces, brotaba de la Sangre Pura de Felipe IV, y que consistía, como en el caso de Federico II, en expresar en su más alto grado la Función Regia. Con respecto al segundo, no hay que olvidar que en todo el linaje de los Capetos, al igual que en todas las Estirpes Hiperbóreas, existía una misión familiar plasmada por sus remotos antepasados en tiempos de la caída en el Pacto Cultural; y la Estirpe de Felipe IV era de Sangre muy Pura, aunque sus últimas generaciones hubiesen estado dominadas por los Sacerdotes del Pacto Cultural, es decir, por los monjes y Obispos Golen: aquella dinastía, en efecto, se iniciaba en 987 con el primer Rey de Francia, Hugo Capeto, hijo de Hugo el Grande y nieto del Conde de París y Duque de Francia, Roberto; éste era, a su vez, hijo de Roberto el Fuerte, miembro de la casa real sajona, investido por Carlos el Calvo, nieto de Carlomagno, con el título de Conde de Anjou, para que con sus tropas germanas detuviese los ataques normandos. En Felipe IV renacía así, como había sucedido con Federico II, un fruto que procedía de una misma raíz racial sajona y que se había desarrollado ocultamente en el fértil campo de la Sangre Pura.

            Se verá cómo ambos objetivos se alcanzan conjuntamente; cómo la Función Regia, asumida enteramente por Felipe IV, deposita en la sociedad la semilla de la nacionalidad; y cómo las medidas tomadas en su gobierno, medidas basadas en la Sabiduría Hiperbórea, iban a causar el fracaso de los planes de la Fraternidad Blanca. Lamentablemente, Felipe IV no llegaría a ver totalmente realizados sus anhelos por el mismo motivo que tampoco los alcanzara completamente Federico II: la Epoca no era propicia para la aplicación integral de una Estrategia que sólo podría culminar con la Batalla Final contra las Potencias de la Materia; una Epoca tal aún está pendiente en la Historia y quizá ya estemos entrando en ella; pero Felipe IV se aproximó bastante, lo más que pudo, a su objetivo; y en ese hecho innegable radica su Gloria.

 

            En primer lugar de importancia los instructores Domini Canis revelaron al infante en qué consistía la Función Regia del Pacto de Sangre, concepto que Federico II, setenta años antes, había comprendido claramente: Si existe un pueblo racial, una comunidad de sangre, siempre, siempre, se conformará en su seno una Aristocracia del Espíritu, de donde surgirá el Rey Soberano: el Rey será quien ostente el grado más alto de la Aristocracia, la Sangre Más Pura; quien posea tal valor, será reconocido carismáticamente por el pueblo y regirá por Derecho Divino del Espíritu. Su Soberanía no podrá ser cuestionada ni discutida y por lo tanto, su Poder deberá ser Absoluto. Nada hay Más Alto que el Espíritu y el Rey de la Sangre expresa al Espíritu; Y en la Sangre Pura del pueblo subyace el Espíritu; y por eso el Rey de la Sangre Pura, que expresa al Espíritu, es también la Voz del Pueblo, su Voluntad individualizada de tender hacia el Espíritu. De manera que nada material puede interponerse entre el Rey de la Sangre y el Pueblo: por el contrario, la Sangre Pura los une carismáticamente, en un contacto que se da fuera del Tiempo y del Espacio, en esa instancia absoluta más allá de la materia creada que se llama El Origen común de la Raza del Espíritu. Y de aquí que todo cuanto se conforme materialmente en relación al pueblo le deba estar subordinado al Rey de la Sangre: todas las voluntades deben sumarse o doblegarse frente a su Voluntad; todos los poderes deben subordinarse ante su Poder. Incluso el poder religioso, que solo alcanza los límites del Culto, debe inclinarse bajo la Voluntad del Espíritu que el Rey de la Sangre manifiesta.

            En segundo lugar, se explica a Felipe IV la caída que los pueblos del Pacto de Sangre sufren por causa de la “fatiga de guerra” y los modos empleados por los Sacerdotes del Pacto Cultural para desvirtuar, deformar, y corromper, la Función Regia. En el caso del Imperio Romano, los conceptos anteriores, heredados de los Etruscos, estaban contemplados en el Derecho Romano antiguo y en muchos aspectos se mantendrían presentes hasta la Epoca de los Emperadores Cristianos. Concretamente sería Constantino quien abriría la puerta a los partidarios más acérrimos del Pacto Cultural, cuando autoriza con el Edicto de Milán la práctica del Culto Judeocristiano; pero el daño más grande a la Función Regia lo causaría Teodosio I setenta años después, al oficializar el Judeocristianismo como única religión de estado. Comenzaría entonces el largo pero fecundo proceso en el que el Derecho Romano se convertiría en Derecho Canónico; es decir, aquello del Derecho Romano que convenía para fundamentar la supremacía del papado sería conservado en el Derecho Canónico, y el resto sabiamentre expurgado o ignorado. Ese proceso brindaría la justificación jurídica al Cesaropapismo, la pretensión papal de imponer un absolutismo religioso sobre los Reyes de la Sangre, cuyos más fervorosos exponentes fueron Gregorio VII, Inocencio III, y Bonifacio VIII.

            Antes de la decadencia del Imperio, los Reyes y Emperadores Romanos se atribuían origen Divino y ello constaba también en el Derecho Romano. La tarea de los canonistas católicos fue, si se quiere, bien simple: consistió en sustituir a los “Dioses Paganos”, fuente de la soberanía regia, por el “Verdadero Dios”; y en reemplazar al máximo representante del Poder, Rey o Emperador, por la figura de “Pedro”, el Vicario de Jesucristo. Aunque es obvio, hay que aclarar que después de estas sustituciones todo origen Divino quedaba desterrado del Derecho Canónico, que en adelante sería el Derecho oficial del mundo cristiano: Jesucristo se había presentado sólo una vez y había dicho: –“Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”. El derecho Divino de regir la Iglesia, y a toda su feligresía, ricos o pobres, nobles o plebeyos, le correspondía, pues, únicamente a Pedro; y, desde luego, a sus sucesores, los Altos Sacerdotes del Señor. Pedro había sido elegido por Jesucristo para ser su representante y expresar su Poder; y Jesucristo era el Hijo de Dios; y el Dios Uno en el Misterio de la Trinidad, el Dios Creador de Todo lo Existente: nada habría, pues, en el mundo que pudiese considerarse más elevado que el representante del Dios Creador. En consecuencia, si alguien osase oponerse a Pedro, si pretendiese ejercer un Poder o una Voluntad contrapuesta a la del Vicario de Jesucristo, si se arrogase un Derecho Divino, para ello, se trataría claramente de un hereje, de un hombre maldito de Dios, de un ser que por su propia insolencia se ha situado fuera de la Iglesia y al que corresponde, con toda justicia, suprimir también del mundo.

            El Derecho Canónico no dejaba, así, ninguna posibilidad para que los Reyes de la Sangre ejerciesen la Función Regia: la Soberanía real procedía ahora del Culto Cristiano; y los Reyes debían ser investidos por los sucesores de Pedro, los Sacerdotes maximus. Y si la realeza debía ser confirmada, quedaba con ello anulado el principio de la Aristocracia de la Sangre Pura, tal como convenía al Pacto Cultural. Naturalmente, como tantas veces antes, los pueblos se someterán al hechizo de los Sacerdotes y sobrevendrán los tiempos tenebrosos de la ausencia de Rey, en los cuales la Función Regia ha sido usurpada por las Potencias de la Materia. Los Reyes del Derecho Canónico no son Reyes de la Sangre sino meros gobernadores, agentes del Poder estatal, de acuerdo a la definición del Papa Gelasio I: “aparte del Poder estatal existe la Autoridad de la Iglesia, de donde procede la soberanía de aquél”. De esta idea gelasiana se deriva la teoría de las Dos Espadas, formulada por San Bernardo Golen: el Poder estatal es análogo a la “Espada temporal”, en tanto que la Autoridad de la Iglesia equivale a la “Espada espiritual”; Pedro y sus sucesores, por lo tanto, empuñarían la “Espada espiritual”, ante la que deberá inclinarse la “Espada temporal” de los Reyes y Emperadores.

            Pero nada de esto es cierto, aunque se lo codifique en el Derecho Canónico. La pretendida “Espada espiritual” de la Iglesia Golen es sólo una Espada sacerdotal. Y el Poder que un Rey de la Sangre está autorizado a ejercer por el Derecho Divino del Espíritu Eterno, no es precisamente análogo a una “Espada temporal” sino a una Espada de Voluntad Absoluta, a una Espada cuya empuñadura se encuentra en el Origen, más allá del Tiempo y del Espacio, pero cuya hoja puede atravesar el Tiempo y el Espacio y manifestarse al pueblo. En todo caso, el Rey de la Sangre empuña la Espada Volitiva, cuya acción se llama Honor, y plasma con sus toques las formas del Reino: de esos golpes de Voluntad real, de esos actos de Honor, brotará la Legislación, la Justicia, y la sabia Administración del Estado Carismático.

            Si Felipe IV desea presentarse como Rey de la Sangre, aclaran los Domini Canis, deberá restaurar previamente la Función Regia, deberá abandonar la ilusoria “Espada temporal”, que le fue impuesta a sus antepasados por los Sacerdotes del Pacto Cultural, y empuñar la verdadera Espada Volitiva de los Señores del Pacto de Sangre, la Espada que manifiesta el Poder Absoluto del Espíritu. Sin embargo, el Derecho Canónico, vigente en ese momento, legaliza la jerarquización de las Espadas de acuerdo al Pacto Cultural: primero la Espada sacerdotal, pontificia; segundo la Espada “temporal”, regia. Es necesario, pues, modificar el orden jurídico existente, circunscribir el Derecho Canónico al ámbito exclusivamente religioso y establecer un Derecho civil separado: la Función Regia exige inevitablemente la separación de la Iglesia y el Estado.

            Ahora bien: frente a esta exigencia, Felipe IV no se encontraba en la situación de iniciar algo totalmente nuevo, una especie de “revolución jurídica”; por el contrario, el Circulus Domini Canis iba preparando el terreno para ello desde los tiempos de Luis IX, abuelo de Felipe IV. A partir de esos días, en efecto, los Señores del Perro venían influyendo sutilmente en la Corte francesa para favorecer la formación de toda una clase de legistas seglares, cuya misión secreta consistiría en revisar, y actualizar, el Derecho Romano. Felipe III, el hijo de Luis IX, fue un Rey completamente do-minado por los Golen cistercienses, quienes lo mantuvieron en una ignorancia tal que, valga como ejemplo, jamás se le enseñó a leer y a escribir; su estructura mental, hábilmente modelada por los instructores Golen, correspondía más a la del monje que a la del guerrero. Los Señores del Perro nunca intentaron alterar este control pues su Estrategia no pasaba por él sino por su hijo Felipe IV; sin embargo, en su momento lograron influir para que Felipe III aprobase una Ley, aparentemente provechosa para la Corona, en la que se reservaba el derecho de otorgar títulos de nobleza a los legistas seglares; ese instrumento jurídico se hizo valer luego para promover a numerosos e importantes Domini Canis a los más altos cargos y magistraturas de la Corte, hasta entonces vedados a todas las clases plebeyas. Aquellos legistas seglares, pertenecientes al Circulus Domini Canis, se abocaron con gran dedicación a su misión específica y, para 1285, ya habían desarrollado los fundamentos que permitirían constituir un Estado en el que la Función Regia estuviese por encima de cualquier otro Poder. Felipe IV contaría de entrada, pues, con un equipo de consejeros y funcionarios altamente especializados en Derecho Romano, quienes lo secundarían fielmente en su confrontación con el papado Golen. De las más prestigiosas universidades francesas, especialmente París, Tolosa y Montpellier, pero también de la Orden de Predicadores, y hasta de la nueva burguesía instruida, saldrán los legistas que darán apoyo intelectual a Felipe IV: entre los principales cabe recordar a los Caballeros Pierre Flotte, Robert de Artois y al Conde de Saint Pol; a Enguerrand de Marigny, procedente de la burguesía normanda, así como su hermano, el obispo Philippe de Marigny; a Guillermo de Plasian, Caballero de Tolosa y ferviente Cátaro; y a Guillermo de Nogaret, miembro de la familia de villanos que habitaba en las tierras de Pedro de Creta y Valentina, en San Félix de Caramán: sus abuelos habían sido quemados en Albi por Simón de Montfort, pero él profesaba secretamente el catarismo e integraba el Circulus Domini Canis; fue profesor de leyes en Montpellier y en Nimes, antes de ser convocado a la Corte de Felipe el Hermoso.

 

Trigesimosexto Día

 

 

 

A partir de los conceptos precedentes, inculcados a Felipe IV por los instructores Domini Canis, se va delineando su futura Estrategia: ante todo, deberá restaurar la Función Regia; para ello, procurará separar a la Iglesia del Estado; y tal separación será fundamentada por precisos argumentos jurídicos del Derecho Romano. Mas, la participación de la Iglesia, se manifestaba en los tres poderes principales del Estado: en el legislativo, por la supremacía del Derecho Canónico sobre el fuero civil; en el judicial, por la supremacía de los Tribunales eclesiásticos para juzgar todo caso, independientemente y por encima de la justicia civil; y en el administrativo, por la absorción de grandes rentas procedentes del Reino, sin que el Estado pudiese ejercer ningún control sobre ellas. Las medidas que Felipe IV adoptará para cambiar este último punto, serán las que provocarán la reacción más violenta de la Iglesia Golen.

            Cuando Felipe IV accede al Trono, la Iglesia era política y económicamente poderosa, y se hallaba imbricada en el Estado. Su padre, Felipe III, había comprometido al Reino en una Cruzada contra Aragón que ya había costado una terrible derrota a las armas francesas. La monarquía era débil frente a la nobleza terrateniente: los Señores feudales, al caer en el Pacto Cultural, fueron otorgando un valor superlativo a la propiedad de la tierra, abandonando u olvidando el antiguo concepto estratégico de la ocupación que sustentaban los pueblos del Pacto de Sangre; por lo tanto, en tiempos de Felipe IV, se aceptaba que una absurda relación existía entre la nobleza de un linaje y la superficie de las tierras de su propiedad, de suerte tal que el Señor que más tierras tenía, pretendía ser el más Noble y poderoso, llegando a disputar la soberanía al mismo Rey. Antes de Felipe Augusto (1180-1223), por ejemplo, el Duque de Guyena, el Conde de Tolosa, o el Duque de Normandía, poseían individualmente más tierras que la Casa reinante de los Capetos. El Rey de Inglaterra, teóricamente, era vasallo del Rey de Francia, pero en más de una ocasión su dominio territorial lo convertía en un peligroso rival; eso se vio claramente durante el reinado de Enrique II Plantagenet, quien, además de Rey de Inglaterra, era también soberano de gran parte de Francia: Normandía, Maine, Anjou, Turena, Aquitanía, Auvernía, Annis, Saintonge, Angoumois, Marche y Perigord. Sólo cuando Juan Sin Tierra cometió los errores que son conocidos, el Rey Felipe Augusto recuperó para su Casa la Normandía, el Anjou, el Maine, la Turena y el Poitou. Sin embargo, Luis IX, compañero de Cruzada de Eduardo I, devolvería a este Rey inglés los feudos franceses.

            Desde el desmembramiento del Imperio de Carlomagno, y hasta Felipe III, pues, no existía nada parecido a la conciencia nacional en los Reyes de Francia sino una ambición de dominio territorial que apuntaba a respaldar el poder feudal: la nobleza era entonces puramente cultural, se fundaba en los títulos de propiedad y no en la sangre como correspondería a una auténtica Aristocracia del Espíritu. De manera que las expansiones territoriales de los antecesores de Felipe IV no tenían otro objetivo que la obtención de poder y prestigio en la sociedad feudal: de ningún modo esas posesiones hubiesen conducido a la unidad política de Francia, a la monarquía absoluta, a la administración centralizada y racional, y a la conciencia nacional. Tales resultados fueron obra exclusiva de la Estrategia de Felipe IV.

            Pero una “Estrategia Hiperbórea” no es un mero conjunto de medidas sino la estructura dinámica de una acción finalmente eficaz. La Estrategia de Felipe IV, se basaba en el siguiente concepto de la Sabiduría Hiperbórea: si un pueblo se organiza de acuerdo al Pacto de Sangre, entonces la Función Regia exige el modo de vida estratégico. Vale decir, que el Rey del Pacto de Sangre deberá conducir a su pueblo aplicando los principios estratégicos de la Ocupación, del Cerco, y de la Muralla Estratégica; complementados con el principio del Cultivo Mágico, o sea, con la herencia Atlante blanca de la Agricultura y la Ganadería. A este concepto, del que ya hablé en el Tercer Día, hay que remitirse para comprender estructuralmente el cambio de la política francesa tras el advenimiento de Felipe el Hermoso.

            En términos prácticos, la Estrategia que Felipe IV se proponía implementar consistía en la ejecución de los tres principios mencionados mediante tres hechos políticos correspondientes. Explicaré ahora, por orden, el modo cómo Felipe IV entendía tales principios, vinculados a la Función Regia, y luego mostraré cómo sus actos políticos respondían fielmente a la estrategia Hiperbórea de los Domini Canis.

            Primero: Ocupación del espacio real. Este principio admite varios grados de comprensión; obviamente, en el caso de la Función Regia, la ocupación ha de incluir esencialmente el territorio del Reino. Mas ¿quiénes debían ocupar las tierras del Reino? El Rey de la Sangre y la Casa reinante, en nombre de la comunidad racial, es decir, del Espíritu, que eso es un pueblo del Pacto de Sangre. Porque el Rey es, según se dijo, “la Voz del pueblo”, “su Voluntad individualizada”; el Rey debe ocupar el territorio del Reino para que se concrete la soberanía popular. El sistema feudal patrimonial, producto del Pacto Cultural, atentaba contra la Función Regia pues mantenía al Rey separado del pueblo: el pueblo medieval, en efecto, debía obediencia directa a los Señores Territoriales, y estos al Rey; y el Rey sólo podía dirigirse al pueblo a través de los Señores feudales. Por eso Felipe IV sancionaría una ley que obligaba, a todo el pueblo de Francia, a jurar fidelidad directamente al Rey, sin intermediarios de ninguna clase: “nada material puede interponerse entre el Rey de la Sangre y el Pueblo”. En síntesis, la Ocupación del Reino, por el Rey, “es” la Soberanía.

           

            Segundo: aplicar el principio del Cerco en el espacio real ocupado. En el grado más superficial del significado, se refiere también al área territorial: el área propia debe aislarse estratégicamente del dominio enemigo por medio del principio del Cerco; esto supone, en todo caso, la definición de una frontera estatal. Pero este segundo paso estratégico, es el que concede realidad al concepto de “Nación”: de acuerdo al Pacto de Sangre, un pueblo, de Origen, Sangre y Raza común, organizado como Estado Soberano, y ocupando y cercando las tierras de su Reino, constituye una Nación. Dentro del cerco está la Nación; fuera, el Enemigo. Sin embargo, tal separación ideal puede ser alterada por diversos factores y no es sin lucha que se llega a concretar la aplicación del principio del Cerco y a dar nacimiento a la nacionalidad: puede ocurrir, como se verá enseguida, que el área del Cerco exceda, en ciertos estratos del espacio real, al área territorial, e invada el espacio de otras naciones; pero puede suceder, también, que el Enemigo exterior penetre en el área estatal propia y amenace interiormente a la Nación. Esto último no es difícil por la naturaleza cultural del Enemigo, vale decir, procedente del Pacto Cultural: el “Enemigo Exterior” es también el “Enemigo Interior” porque el Enemigo es Uno, es El Uno y sus representantes, es decir, el Enemigo carece de nacionalidad o, más bien, es “internacional”; el Enemigo desconoce el principio del cerco y no respeta fronteras de ninguna especie pues todo el mundo es para él su campus belli: y en ese campo de guerra universal, donde intenta imponer su voluntad, están incluidas las Naciones y los pueblos, las ciudades y los claustros, las Culturas que dan sentido al hombre, y el fértil campo de su Alma. Se comprende, entonces, que el principio del Cerco es un concepto más extenso que lo sugerido a primera vista y que sólo su exacta definición y aplicación permiten descubrir al Enemigo.

            El principio se refiere, en verdad, a un Cerco estratégico, cuya existencia depende solamente de la Voluntad de quienes lo apliquen y sostengan. Por eso el Cerco abarca múltiples campos, aparte del meramente territorial: un área ocupada puede ser efectivamente cercada, pero tal área geográfica es nada más que la “aplicación” del principio del Cerco; no es el Cerco estratégico en sí. El Cerco estratégico no describe jamás un área geográfica, ni siquiera geométrica, sino carismática. Esto se comprueba claramente en el caso de la Nación. Los miembros de una Nación, admiten muchas fronteras nacionales además de las geográficas: los límites territoriales de Babilonia quizá estuvieron señalados por los ríos Tigris y Eufrates, pero las fronteras del temor que inspiraba su ejército nacional se extendía a todo el Mundo Antiguo; y el mismo principio puede emplearse para señalar cualquier otro aspecto de la Cultura de una Nación, el cual presentará siempre un área de influencia nacional diferente del espacio geográfico estatal. Pero, y esto es lo importante: sólo los miembros de una Nación saben dónde empiezan y terminan sus límites; quienes son ajenos a ella podrán intuir las regiones en las que se manifiesta lo nacional, pero la definición precisa la conocen únicamente aquellos que pertenecen a la Nación. Y esta percepción, que no es racional ni irracional, se dice que es carismática.

            La Sabiduría Hiperbórea afirma que el principio del Cerco determina una forma y un contenido: a la forma, la denomina “Mística”; y al contenido, “Carisma”. Los miembros de una Nación, por otra parte, son sujetos estratégicos. Una Nación, como producto de un Cerco estratégico, determina su forma Mística propia, la cual es percibida carismáticamente por los sujetos estratégicos que pertenecen a ella. Toda Mística, la nacional o cualquier otra, es independiente del tiempo y del espacio físico: su manifestación es puramente carismática. De aquí que todos quienes perciben la Mística, es decir, quienes se encuentran bajo el mismo Cerco estratégico, adquieran idéntico conocimiento sobre su forma, sin diferencia de perspectiva: tal unidad es posible porque todos los sujetos estratégicos poseen una conexión a priori, que es el Origen Común de la Sangre Pura; bajo la forma de una Mística, los sujetos estratégicos experimentan una Vinculación Carismática, que los une en el Origen, y les revela idéntica Verdad. Se entiende así, el concepto de centralidad de la Mística: todo sujeto estratégico es el Centro de la Mística; mas, como la percepción es carismática, no temporal ni espacial, es claro que el mismo centro está simultáneamente en todos los sujetos estratégicos. Con respecto a la Nación Mística, por ejemplo, hay un Centro que radica simultáneamente en todos los miembros de su pueblo, los sujetos estratégicos: cada uno de ellos proyecta el principio del Cerco en cualquier campo, sea geográfico o cultural, y recibe carismática-mente la Mística nacional; y la Nación es una y la misma para todos.

            Y ahora se comprenderá mejor Dr. Siegnagel, el carácter carismático de la Función Regia: de acuerdo con la Sabiduría Hiperbórea, si el Centro de una Mística nacional se corporiza en un hombre, éste, sin ninguna duda, es el Rey de la Sangre Pura, Líder racial, Jefe carismático, etc., de ese pueblo. El Rey de la Sangre constituye, pues, el Centro fundamental de la Mística del Reino, que es el mismo centro que radica simultáneamente en todos sus súbditos: “de manera que nada material puede interponerse entre el Rey de la Sangre y el pueblo”, pues entre ellos existe la Vinculación Carismática en el Origen común de la Sangre Pura.

 

            Al aplicar el principio del Cerco a su Reino, Felipe IV percibe la Mística de la Nación francesa y observa también, como por contraste, al Enemigo, externo e interno. ¿Quién es el Enemigo? Hay que considerar varios grados. En primer lugar, el Enemigo es todo aquel que se opone al establecimiento del Cerco estratégico: quien reconoce una frontera nacional pero no la acepta; quien presiona contra alguna de las fronteras nacionales. En este caso está, por ejemplo, otra Nación, vecina o no, pero que ejerce el poder incuestionable de expandir su cerco nacional, basado en el Derecho Divino del Espíritu a Reinar sobre pueblos racialmente inferiores y a ocupar su territorio: la polémica la decidirá la guerra, el medio por el cual se determina inequívocamente qué Nación posee la mejor Estrategia Hiperbórea y, por consiguiente, cuál es el pueblo de Sangre más Pura y quién es el Rey de la Sangre más espiritual. Pero éste es un Enemigo digno, puesto que reconoce la existencia de la Nación adversaria aunque no respeta los límites de su Cerco: con un Enemigo tal, siempre es posible pactar un acuerdo de coexistencia nacional, que no significa, desde luego, la paz definitiva, ya que no es posible suspender el efecto carismático de la Aristocracia de la Sangre Pura: tanto en una como en otra Nación, irán surgiendo líderes que intentarán dirimir la cuestión. La paz permanente no se concibe en la Estrategia nacional de los pueblos del Pacto de Sangre sino un concepto del todo diferente, conocido como Mística nacional, y que se alcanzará por ambos pueblos al final de la Guerra: el objetivo primero de la guerra nacional no es, así, la mera ocupación del territorio enemigo, ni la imposición de una Cultura ajena, ni la aniquilación del pueblo enfrentado; todos estos objetivos, puestos en primer término, obedecen a las desviaciones estratégicas introducidas por los Sacerdotes del Pacto Cultural; el objetivo principal es la incorporación de la Nación enemiga a la Mística nacional propia, la Vinculación Carismática entre ambos pueblos y la coincidencia con el Rey de la Sangre, cualquiera sea éste; y si ello supone la destrucción de una Casa real, la extinción de una Voz del pueblo, la Mística triunfante se manifestará, para todos los sujetos estratégicos en pugna, en otra Voz del Pueblo de carácter carismático superior, que los expresará a todos por igual.

            Pero, en segundo grado, hay que considerar al Enemigo que no admite siquiera el derecho de existir a las Naciones Místicas. Con este Enemigo no es posible conciliaciones de ninguna clase. Claro que él tampoco las solicita, puesto que jamás declara abiertamente la guerra, a la que dice repudiar, y prefiere operar secretamente, desde adentro del Cerco estratégico. Se propone así corromper y destruir las bases carismáticas del Estado místico y causar el debilitamiento y eventual supresión de los límites del Cerco nacional, es decir, causar la deformación y desintegración de la forma mística. Ese Enemigo, al que hay que calificar de sinárquico, cuenta en todas las Naciones, y en todos los estamentos de las estructuras estatales, con organizaciones de agentes adoctrinados en los objetivos del Pacto Cultural: tales internacionales satánicas conspiran contra la existencia misma de la Nación mística; y, por ende contra la aplicación del principio del Cerco y la Vinculación Carismática entre el Rey y el pueblo, que pone a la Nación fuera de su Control, es decir, fuera del Control de la Fraternidad Blanca, que es quien alienta, nutre y vivifica, a los internacionalismos sinárquicos. Los planes de la Fraternidad Blanca, ya expliqué sobradamente, apuntan a establecer la Sinarquía Universal del Pueblo Elegido.[4]

            Por eso aquellas internacionales, coincidían todas en sustentar los principios del Pacto Cultural, dirigidos arteramente a debilitar los fundamentos estratégicos hiperbóreos de los Pueblos del Pacto de Sangre: Para quitar base ética a la realidad de la Aristocracia del Espíritu, fundada sobre la herencia racial del Símbolo del Origen en los pueblos de Sangre Pura, afirmaban la igualdad de todos los hombres frente al Creador Jehová Satanás. Para demostrar que el Cerco estratégico, y la Nación definida por él, era sólo una idea mezquina, elaborada por hombres mediocres, estrechos y egoístas, que jamás aceptarían el “Alto Ideal del Universalismo”, empleaban al cristianismo como instrumento para igualar culturalmente a los pueblos y los condicionaban para identificar el Principio Universal de Poder con el Papa de Roma,[5] quien indudablemente empuñaba la Espada sacerdotal que dominaba a las Espadas temporales de los Reyes: el Papa era un verdadero Soberano Universal, que imperaba sobre los pueblos y Naciones; frente a su “Grandeza y Poder”, la obra de los Reyes de la Sangre habría de aparecer a los hombres dormidos evidentemente desprovista de carácter místico; y la Aristocracia del Espíritu y la Sangre, sería, para aquellos igualitaristas fanáticos, una creación artificial de la Nobleza, un producto de los privilegios de la sociedad feudal.

            Y para desprestigiar a la guerra como medio de afirmar la Mística nacional, proponían la utopía de la paz: una paz perpetua que se obtendría en todo caso si la humanidad entraba en la etapa del universalismo religioso, si todos los poderes seglares, las Espadas temporales, se doblegaban ante la Espada sacerdotal del Sumo Pontífice católico; entonces se acabarían las guerras y los cristianos vivirían siempre en paz, lejos de las armas y los campos de batalla, y del capricho de los Señores, entregados al trabajo y a la oración, protegidos por la justicia absoluta de los Representantes de Dios y de su Ley; un solo Gobierno Mundial retendría el Poder, y hasta sería posible que las Dos Espadas estuviesen en manos de un Papa imperial; y la paz traería riqueza para todos por igual; pero esa riqueza sería administrada justa y equitativamente por una Banca única, producto de una concentración bancaria, o Sinarquía financiera, dependiente exclusivamente del Sumo Sacerdote que detentaría el Poder Universal. El pueblo cristiano, pues, no debía dudar sobre quién representaba realmente sus intereses y a quién se debía conceder sin chistar la Soberanía Universal: el ocupante del Trono de San Pedro, el propulsor de la universalis pax, el regente de la Paloma de Israel.

            Contra esa civilización cristiana de Amor y Paz, de cultura igualitaria, se oponían las fronteras nacionales y los Reyes de la Sangre; y la civilización pagana del Odio y la Guerra, que invariablemente se producía dentro de los cercos místicos; y la Aristocracia del Espíritu; y los sujetos estratégicos que carismáticamente percibían y conocían los límites de las fronteras nacionales: contra ellos lucharía sin declarar la guerra, subversiva-mente, el Enemigo interno, y externo, de la Nación, apoyado en sus fuerzas de quinta columna, en sus organizaciones internacionales, que apuntaban, todas, al establecimiento del Gobierno Mundial y la Sinarquía Universal del Pueblo Elegido.

            ¿Y quién era, pues, el Enemigo de la Nación francesa? Con el asesoramiento de los Domini Canis, Felipe IV determina rigurosamente la identidad del Enemigo, quien se despliega en varias alas tácticas. Por orden de peligrosidad, las distintas líneas de acción eran llevadas adelante por las siguientes organizaciones: I) la Iglesia Golen. Hacía siglos, ya, que los Golen controlaban la elección papal y, desde Roma, dirigían el mundo cristiano. Si bien el principal enemigo propiamente dicho eran los Golen, éstos se opondrían a Felipe IV como Enemigo externo a través del Papa y como Enemigo interno por medio de sus Ordenes monásticas, guerreras y financieras. II) Las Ordenes Golen benedictinas: la Congregación de Cluny, la Orden Cisterciense, y la Orden Templaria, que empleaban el Reino de Francia como base de operaciones. III) El Pueblo Elegido, con su permanente tarea corruptora y desestabilizadora. IV) La Banca lombarda, propiedad de las Casas güelfas de Italia. V) La Casa real inglesa, controlada por los Golen anglosajones y propietaria de grandes feudos en el Reino de Francia. VI) Ciertos Señores feudales vasallos del Rey de Francia, tales como el Conde de Flandes, que traicionaban al Rey en favor de la Casa real inglesa, motivados por intereses comerciales y financieros, a los que no eran ajenos los numerosos y ricos miembros del Pueblo Elegido que infectaban las ciudades flamencas e inglesas, y por la influencia antifrancesa de los Golen anglosajones.

 

                        Tercero: construir la Muralla Estratégica. Ocioso es aclarar que Felipe IV no llegó a cumplir el tercer objetivo del modo de vida estratégico pues, si tal cosa hubiese ocurrido, la historia de la Humanidad habría tomado un rumbo totalmente opuesto y no se encontraría hoy, nuevamente, en los momentos precedentes a la instauración del Gobierno Mundial y la Sinarquía del Pueblo Elegido. La aplicación del Principio del Cerco, cumplida brillantemente por Felipe el Hermoso, le costó la vida a manos del Enemigo interno, pero sirvió para señalar el fracaso total de los planes de la Fraternidad Blanca para esa Epoca. Y los Hombres de Piedra y Pontífices Hiperbóreos, que dentro del Circulus Domini Canis aguardaban la ocasión de aplicar la Sabiduría Lítica para construir las Murallas Estratégicas, tuvieron que suspender el proyecto debido a la carencia de aptitudes iniciáticas de los Reyes posteriores, que sumieron al Reino, ya convertido en Nación Soberana, en múltiples dificultades, una sola de las cuales fue la Guerra de los Cien Años.

 



[1] R. Mendieta: Hay aquí una sutileza teológica que merece algún comentario. Se afirma que los llamados Seraphim Hiperbóreos, que como Potencias Creadoras “tienen el poder de sacar seres de la nada”, niegan sin embargo “morar en el corazón de YHVH”, como sí lo afirman los sacerdotes del Pacto Cultural. Esta postura es descrita por los sacerdotes como “la más grande herejía contra la Hokhmah del Maestro del Todo”, puesto que consideran que nada existe fuera de YHVH. La sugerencia es, entonces, que YHVH podría considerarse el creador del Universo de la Materia, pero otras Potencias Creadoras han intervenido para impregnar esta materia de energías más sutiles. Esta interpretación surgiría de la afirmación posterior de que fueron los Seraphim Hiperbóreos los que crearon la Fraternidad Blanca, lo cual no puede interpretarse como un acto similar a cualquier acto de creación material como el que se atribuye a YHVH, sino como un acto de creación de un objeto intangible, visto que la Fraternidad Blanca, si bien podría tener algún tipo de manifestación sólida en la 3ra. Densidad, tiene como principal atributo el Conocimiento de un grado elevado, mismo atributo que la define por encima de cualquier otro (como por ejemplo si tiene un presencia física o no, o si debe atribuírsele una ubicación geográfica en el mundo material o no).

 

[2] R. Mendieta: Está claramente expuesta aquí la posición adversa de los Sacerdotes del Pacto Cultural hacia la figura de la Diosa Madre, misma que se han esforzado a lo largo de la historia por vilipendiar, y cuyo culto han sustituido en buena parte por el culto al Dios masculino dominante propio de todas las religiones monoteístas (ver la obra de Regina Shwartz).

 

[3] R. Mendieta: Referencia al ADN mitocondrial

[4] R. Mendieta: Está claro que dentro del apelativo “internacionales satánicas” se puede incluir a los consorcios multinacionales de capital corporativo a los que, a primera vista, podría parecer que solo les inspira un afán desmedido de lucro, pero que dentro del marco de la presente obra, habrá más bien que considerar como piezas estratégicas de un plan de dominación cultural transmilenial, con lo que nos veremos forzados a reconocer que tienen un impacto que trasciende el ámbito económico.

[5] R. Mendieta: La sutileza de la estrategia de los partidarios del Pacto Cultural es aguda: se apela a un sentido de “hermandad e igualdad universal” de todos los hombres para desacreditar de plano todo concepto de aristocracia espiritual. Al negar toda validez a conceptos como el expuesto por Mouravieff acerca de  la existencia de dos razas diferentes en la presente humanidad, se crea ipso facto una especie de grey universal que es todavía más monolítica e indisoluble cuando se aglutina sobre la idea de un “pecado original” de consecuencias kármicas inescapables, y se induce a todos los hombres a aceptar la idea de un destino común hacia el que solo la aristocracia sacerdotal tiene la visión de orientar. “Induced conformism”